Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Un momento de gran oportunidad que no se debe perder. ¡Anulen el veto de Obama!

27 de septiembre de 2016
Ciudadanos y rescatistas se juntan en apoyo de la caminata del Túnel a las Torres en honor de Stephen Siller, un bombero de Nueva York que salió de Brooklyn hacia las Torres el 11-S para unirse a sus colegas bomberos. [flickr/ncngpao - 14 de septiembre de 2013]

27 de septiembre de 2016 — Hay una batalla en torno a la decisiva ley JASTA, entre el Presidente Obama y los supervivientes, familiares y rescatistas del ataque 11-S, como vanguardia de la nación entera. Esta batalla se decidirá entre hoy y mañana, y en ella tiene que intervenir el pueblo estadounidense en masa.

No se ha hecho justicia nunca a estos sobrevivientes y familiares, ni en los tribunales ni en ninguna parte, en contra de los verdaderos patrocinadores de los ataques del 11-S, que ahora se ha demostrado que incluye a la monarquía de Arabia Saudita en particular. Durante 15 años han visto a Bush y a Obama empeñados en guerras en contra de países que no tienen ni tuvieron nada que ver con el 11-S, desparramando el terrorismo por todo el Oriente medio, el Norte de África y el Sur de Asia. Gran Bretaña y Arabia Saudita han sido los socios de Bush y de Obama en estas guerras, mientras que el reclutamiento de terroristas ha procedido sin ningún estorbo en Londres y financiado por los saudíes en todo el mundo.

La justicia exige que las familias y rescatistas del 11-S puedan demandar a esos patrocinadores. Así que esta pelea es en torno a la Ley Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA). El Congreso la aprobó por unanimidad abrumadora, y Obama la vetó, como dijo, para proteger la "inmunidad soberana" de Arabia Saudita.

Es por eso que el diario Telegraph de Londres publicó un editorial este 26 de septiembre donde sostiene que "Barack Obama hizo bien en vetar la Ley 9/11 y proteger a los aliados de EU como Gran Bretaña".

Todo miembro del Congreso tiene que sentir la presión de los ciudadanos para derrotar ese veto, entre hoy y mañana, cuando empiece la votación para eliminarlo. Esta es una oportunidad sin paralelo para derrotar la política belicista de Obama, para el futuro.

Pero si no se le derrota, y Obama se sale con la suya para proteger a sus socios de la guerra y derrota la votación del Congreso que busca llevarlos a la justicia, entonces queda libre el camino de Obama y de Hillary Clinton para provocar una confrontación bélica con Rusia, una guerra termonuclear en la cual no hay sobrevivientes.

Obama no tuvo ninguna inquietud por la "inmunidad soberana" cuando se le quitó a Argentina en los tribunales de Estados Unidos para que los fondos buitre pudiesen saquearle miles de millones de dólares a Argentina. No hubo ningún respaldo de Obama a la legislación para proteger la inmunidad soberana de los países deudores de África en contra de los fondos buitre que compraron su deuda soberana y luego exigieron el pago completo.

Obama solo quiere inmunidad soberana para Arabia Saudita, mientras que esta lleva a cabo una invasión, crímenes de guerra y un genocidio en Yemen, con el apoyo de las armas que Obama les vende, a pesar de que se ha mostrado claramente su participación en niveles muy altos en los ataques del 11-S.

El veto fue una traición, una acción que merece juicio político. Si se mantiene, y Obama protege a sus socios de guerra frente al Congreso y el pueblo estadounidense, Obama tendrá luz verde para intensificar una confrontación total contra Rusia. Nada más vean el último programa "60 Minutes" de CBS-TV, que escogió el pasado domingo en la noche para poner al aire una presentación donde afirma que la guerra nuclear está "más cerca de lo que crees" y que es, nada menos que ¡el plan de Rusia! Luego vean la entrevista de la revista alemana Focus a un prominente personaje de al-Nusra (al-Qaeda) en Siria, quien dice descaradamente "Estados Unidos está de nuestro lado".

Pero la lucha para anular el veto a la ley JASTA es un momento de gran oportunidad para acabar con esta guerra perpetua y el terrorismo. Ningún ciudadano que pueda contactar la oficina de su congresista debe dejar pasar este momento de oportunidad, y de justicia.

Llama a tú congresista ¡ahora mismo!
Exige que anulen el veto de Obama:
202-224-3121
¿Preguntas? Por favor comunícate al
800-929-7566

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


El diario Telegraph de Londres recuerda a sus lectores que la ley JASTA amenaza a los terroristas de 'Londonistan'

27 de septiembre de 2016 — En una editorial del diario Telegraph de Londres publicada el 26 de septiembre, le recuerda al partido belicista del Reino Unido y al de Estados Unidos, que Londres, así como Arabia Saudita, tienen terroristas que corren riesgos con la ley JASTA. El Telegraph respalda vigorosamente la traidora defensa que hace el Presidente Barack Obama de sus socios en la guerra y en el terrorismo, en contra de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo que aprobó el Congreso de Estados Unidos.

"Barack Obama hizo bien al vetar la Ley 9/11 y proteger a los aliados de Estados Unidos como Gran Bretaña", dice el editorial en su encabezado. Señala que "el objetivo principal de la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA) era la de permitir a los familiares de los muertos o heridos en los ataques del 11-S que tomasen acciones judiciales en contra de Arabia Saudita, cuyos ciudadanos estuvieron involucrados en la planificación del peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos". Esta frase está redactada de manera muy ladina, ya que resulta que entre esos "ciudadanos" se encuentra el príncipe Bandar, el entonces embajador saudí en Estados Unidos.

El editorial agrega todavía más: "El señor Obama se sintió obligado a vetar la ley debido al daño potencial que podría infligir a aliados fundamentales, como Gran Bretaña". En este punto, el editorial pone un vínculo a un artículo del 5 de junio de 2016, titulado "Por qué una ley de EU que permite a las familias del 11-S demandar a Arabia Saudita es una amenaza a Gran bretaña y a sus agencias de inteligencia", el cual fue escrito por el miembro conservador del Parlamento británico, Tom Tugendhat.

El motivo es muy claro: el patrocinio al terrorismo, y el reclutamiento de terroristas a gran escala que ha venido ocurriendo en lo que muchos otros países han denominado "Londonistán", sin ninguna interferencia de las autoridades británicas.

"Las agencias de inteligencia y de seguridad de Gran Bretaña, el MI6 y el MI5, también están preocupados por las implicaciones de la propuesta legislativa, ya que los podría hacer vulnerables a demandas hostiles por parte de abogados estadounidenses que intenten probar que los yihadistas con sede en Gran Bretaña han estado involucrados en conspiraciones terroristas contra objetivos estadounidenses", decía ese artículo.

La política de librar guerras de "cambio de régimen" y de respaldar la propagación del terrorismo en contra de otras naciones, es una política imperial británica, seguida por George W. Bush y por Obama. La Comisión Chilcot que reveló la ilegalidad de la guerra de Tony Blair contra Iraq, y el informe de la Cámara de los Comunes que sacó a David Cameron de la esfera política debido a su guerra en Libia, demuestran esto a plenitud.

Así que sin querer también, el editorial del Telegraph le recuerda a los estadounidenses lo que realmente está en juego para tomar la oportunidad de anular el veto de Obama al JASTA, y terminar con su traición.



El miércoles votará el Senado sobre el veto de Obama a la ley JASTA; se trata de los patriotas estadounidenses contra los $sicofantes saudíes

27 de septiembre de 2016 — El Senado de Estados Unidos votará sobre la anulación del veto de Obama a la ley JASTA el miércoles 28 en la mañana, luego de debatir por dos horas, según informó el periódico The Hill ayer. Obama necesita 34 votos en el Senado para sostener su veto a la ley JASTA. Si la anulación al veto se aprueba en el Senado, la ley JASTA pasa a la Cámara de Representantes para su voto el mismo miércoles por la tarde o si no, el jueves por la mañana.

Las familias del 11-S y sus simpatizantes, el Comité de Acción Política de LaRouche, y otros, se han movilizado intensamente para anular el veto.

Cinco representantes republicanos publicaron una declaración que han circulado entre sus colegas para refutar las "tácticas intimidatorias" de Obama y los promotores de los saudíes, que alegan que si se aprueba esta ley se abre la posibilidad de que ciudadanos estadounidenses enfrenten demandas en el extranjero. En su carta denuncian la táctica desesperada que está utilizando algunos partidarios de los saudíes, como el presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara, Mac Thornberry (republicano de Texas) y el demócrata de mayor jerarquía en esa comisión, el representante demócrata de Washington, Adam Smith, quienes también han circulado una carta entre sus colegas. Thornberry y Smith alegan falazmente que "otros países podrían responder adoptando medidas similares, lo cual amenazaría al personal estadounidense con una serie de demandas civiles y penales, y también sujeta a los miembros estadounidenses en servicio militar a correr el riesgo de enfrentar juicios en el extranjero y procesos de investigación judicial, e incluso correr el riesgo de tener que reveler información delicada y atestiguar bajo juramento".

La ley JASTA no permite tales acciones contra individuos. La ley JASTA señala que un Estado extranjero está sujeto a un litigio en Estados Unidos por cualquier acto de terrorismo internacional en Estados Unidos, o por un acto errado de cualquier funcionario de gobierno "cuando actúa dentro de la esfera de su despacho". Si un gobierno promulgase leyes nuevas para permitir reclamos contra el personal estadounidense en el extranjero, "no sería una ley recíproca, sino que sería un acto abierto e injustificable de agresión, y se esperaría que Estados Unidos respondiera dejando en claro las consecuencias económicas, diplomáticas, sociales y militares de una agresión tal, como lo haría en cualquier otro caso", como explican los promotores de la ley JASTA en su carta.



Conoce al cabildo saudí de traidores

26 de septiembre de 2016 — El periódico The Hill, de amplia circulación en el Capitolio estadounidense, y otras publicaciones más han aportado un mapa de lo que se podría calificar muy adecuadamente como el cabildo de los traidores por Arabia Saudita, el cual se ha desplegado desde el fin de semana pasado en el Congreso de Estados Unidos para proteger a los autores de los ataques del 11-S y todo el demás terrorismo yihadista subsecuente.

The Hill señala que los saudíes ampliaron sus operaciones de cabildeo en Washington a $9.4 millones de dólares en 2015, y ahora aumentaron más sus gastos para contratar a varias firmas de cabildeo este año para que trabajen para ellos. Uno de los más destacados es el grupo Squire Patton Boggs, el cual acaba de firmar un contrato por un año con la monarquía saudí por valor de $100,000 dólares al mes, y la firma ya ha asignado a dos ex senadores estadounidenses (Trent Lott y John Breaux) para encabezar el esfuerzo a favor de los criminales saudíes. Este contrato, y otros como el que hicieron con Glover Park Group, se hizo a través del Centro para Estudios y Asuntos Mediáticos de la Corte Real Saudí, de acuerdo a la reseña de The Hill. Contrataron un total de siete nuevas firmas de cabildeo en los últimos meses, desde que los saudíes se percataron de que se habían convertido en un objeto de odio para el público estadounidense y para mucha gente en Washington, fuera de la Casa Blanca de Obama, por supuesto.

Lo que va a averiguar pronto EIR es si este ejército de traficantes de influencias se ha registrado, como lo exige la ley, en la Oficina de Registro de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia, la cual mantiene un registro público de los agentes foráneos.

Dado que el nuevo contrato con Squire Patton Boggs cubre los próximos 12 meses, cabe pensar que los saudíes no confían en que podrán sostener el traidor veto de Obama contra la ley JASTA, y que van a enfrentar muchos más problemas en el año próximo.

Lo que va a averiguar pronto EIR es si este ejército de traficantes de influencias se ha registrado, como lo exige la ley, en la Oficina de Registro de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia, la cual mantiene un registro público de los agentes foráneos.

Dado que el nuevo contrato con Squire Patton Boggs cubre los próximos 12 meses, cabe pensar que los saudíes no confían en que podrán sostener el traidor veto de Obama contra la ley JASTA, y que van a enfrentar muchos más problemas en el año próximo.



Exigen se haga público todo el archivo secreto sobre Bin Laden Files

26 de septiembre de 2016 — El presidente de la Comisión Selecta sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devon Nunes (republicano de California), le ha dado a los directores de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos un plazo hasta el 11 de octubre para que presenten todos los documentos e informes analíticos que se han generado desde la batida del 2 de mayo de 2011 en el escondite de Osama bin Laden en Abbottabad, Pakistán, donde se supone que mataron a bin Laden.

En esa ocasión, se capturaron varios discos duros de computadora, CDs y miles de pátinas de documentos, y todavía ni la CIA, ni el director de Inteligencia Nacional (DNI) ni el Pentágono han presentado la enorme mayoría de ese material, el cual se le debió haber entregado al Congreso desde hace mucho tiempo. Nunes escribió al director de la DNI James Clapper, al director de la CIA John Brennan y al subsecretario asistente para Inteligencia de la Secretaría de Defensa, Marcel Lettre, para recordarles que la entrega de los documentos es obligatoria de acuerdo a las Leyes de Autorización de Inteligencia de los años fiscales 2014 (FY14) y 2016 (FY16), que son las leyes que asigna los fondos para toda la comunidad de inteligencia de Estados Uidos.

En particular el representante Nunes señala los informes de la Fuerza de Tarea Abbottabad, el grupo interinstitucional asignado a revisar y evaluar todo el material confiscado, y que incluye a analistas del Comando Central.

Los documentos que exige Nunes, en una plazo tan perentorio, para el 11 de octubre, forman parte de un archivo de materiales mucho más grande sobre Al Qaeda, del cual forman parte los documentos provenientes de las investigaciones del 11 de septiembre del 2001 y que todavía están clasificados como secretas, y que se deben hacer públicos.

La carta de Nunes a los tres directores de inteligencia, tiene también como apéndice una larga lista de materiales específicos cuya existencia se conoce, pero que se les ha ocultado al Congreso. Hasta la fecha, no se le ha entregado la Comisión del congreso ni un solo informe sobre los resultados de esos documentos desde junio del 2011.