Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Derrotar a Obama con la ley JASTA puede iniciar la caída del imperio británico

28 de septiembre de 2016
Obama visita a su amo inmediatamente después de asumir el cargo, comenzando así su legado como agente británico. (flickr/whitehouse, Pete Souza, April 1, 2009)

28 de septiembre de 2016 — En Estados Unidos se lleva a cabo ahora una batalla decisiva entre dos estructuras de poder global, el imperio británico y su quebrada oligarquía financiera internacionalmente por un lado, y por el otro el nuevo paradigma de desarrollo con centro en China y Rusia, junto con las fuerzas conectadas al movimiento de LaRouche en Estados Unidos y en el mundo. El Senado de Estados Unidos está programado para sostener un debate de dos horas este miércoles, y luego votar para anular el traidor veto que impuso el títere británico Obama a la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA), la cual permitiría a las víctimas estadounidenses del 11-S demandar a la realeza saudí que financió y dirigió el asalto terrorista del 11 de septiembre contra Estados Unidos. Estos son los mismos patrocinadores en esencia de todo movimiento terrorista subsecuente en el mundo, tal como las fuerzas terroristas que destruyeron Iraq y Libia, e intentan hacer lo mismo en Siria.

Quienes entienden que el destino de la humanidad, de la civilización misma, está en riesgo debido a esta bestia imperial británico-saudí, se han movilizado internacionalmente para poner presión y fuerza a los miembros del Congreso de Estados Unidos, que ya anteriormente votaron unánimemente para aprobar el proyecto de ley JASTA, para que se opongan al traidor veto del Presidente, que colocó a Obama de lleno del lado de los terroristas y de sus patrocinadores en Riad y en Londres.

Por su parte, los secuaces y súbitos del imperio han lanzado una movilización en masa para sostener el veto de Obama. Los saudíes están gastando más de $250,000 dólares al mes para combatir a la ley JASTA, han contratado a influyentes cabilderos para presionar al Congreso. También han amenazado a las principales corporaciones estadounidenses con la cancelación de sus enormes activos en el reino saudita, para exigirles que utilicen su influencia para amenazar a los miembros del Congreso para que sostengan el veto de Obama. De acuerdo al periódico Politico, de Washington, DC, ya la General Electric, Dow Chemical, Boeing y Chevron, y quizás otras más, se han unido a la defensa de las fuerzas terroristas del imperio en contra de las víctimas estadounidenses de esos terroristas, para presionar a los congresistas para que sostengan el veto de Obama, con la mentira de que esa ley va a provocar una fuga internacional de los negocios y del capital de Estados Unidos y que eso hundirá a la economía estadounidense.

La realidad detrás de esta pelea es el peligro inminente de una guerra global y del caos económico si Estados Unidos sigue con su confrontación geopolítica con Rusia y con China. El secretario de la Defensa de EU, Ash Carter (que de aquí en adelante se le conocerá como "Ceniza Nuclear" Carter) se apareció el martes 27 en la base Minot de la Fuerza Aérea en Dakota Norte, una base estratégica de armas nucleares. Luego, frente a un bombardero nuclear B52, Carter declaró que Estados Unidos debe reemplazar y modernizar todo su arsenal de armas nucleares, para hacer frente a lo que el caracterizó como la amenaza real de un ataque desde Rusia o de Corea del Norte, aunque no fuera un ataque nuclear. Obama ya había anunciado antes un programa de $1 billón de dólares para modernizar parte de las armas nucleares de Estados Unidos. Ahora 'Ceniza Nuclear" lo ha ampliado más, para enfrentar una amenaza inexistente, mientras que Obama y Carter despliegan las fuerzas estratégicas de Estados Unidos a lo largo de toda la frontera rusa en Europa y la frontera china en Asia, en lo que constituye una amenaza sin precedentes a su seguridad.

No es ninguna sorpresa entonces que Carter haya enviado una carta al Congreso exigiendo que sostengan el veto de Obama a la ley JASTA, alegando que esa ley, si se promulga, pondría en peligro las aventuras militares de Estados Unidos en todo el mundo.

Al mismo tiempo, la agencia Reuters informó que funcionarios del gobierno de Obama que decidieron permanecer anónimos han dicho que Estados Unidos contempla abastecer de misiles portátiles antiaéreos (MANPAD) a las fuerzas de oposición armada en Siria que combaten al gobierno legítimo, y probablemente también les darían misiles tierra-aire (SAM). Eso llevaría el conflicto claramente muy cerca de una guerra mundial.

Detrás de la demencia de la guerra y el terrorismo está el sistema bancario quebrado del imperio. Mientras que el Deutsche Bank se desmorona, la amenaza de contagio debido al desplome de sus tenencias en derivados financieros, que es la más grande del mundo, ya está haciendo temblar los cimientos de todo el sistema.

El problema hoy, dijo Lyndon LaRouche, es que Estados Unidos, como nación, está bajo el control principalmente del sistema imperial británico, los asesinos en masa que odiamos. Así que estamos movilizando grupos de personas en Estados Unidos para llevar a cabo la tarea necesaria: la votación que aplaste a los británicos. ¿Qué es británico? ¡Obama! Es necesario reunir las fuerzas en masa que hagan este trabajo, de asegurar que Obama no siga al frente de la política de Estados Unidos, y con la anulación del veto a la ley JASTA, nos acercamos al margen necesario para lograrlo, para que esas fuerzas destruyan al imperio británico, que quiere decir Obama, y en los días siguientes, retomar el proceso de definir la política en Estados Unidos.

La cuestión es: ¿Podemos, entre nosotros, aliados con China y Rusia, juntar las fuerzas para derrotar esta perversidad?

Estamos orquestando una decisión que determinará la suerte del mundo, dijo LaRouche. Debemos tener fuerzas importantes con la fuerza para derribar a los británicos, los saudíes, la maldad. Quizás no somos las mejores personas, ¡pero somos humanos!