Defensores de los saudíes, histéricos por la anulación del veto a JASTA. Vocero de la Casa Blanca califica al voto de "vergonzoso"

29 de septiembre de 2016

29 de septiembre de 2016 — En respuesta a la histórica votación de 97-1 en el Senado de EU para anular el veto de Barack Obama a la Ley de Justicia Contra Patrocinadores de Terrorismo (JASTA), el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, se puso furioso y salio a dar declaraciones enloquecido, lo cual seguramente no es más que un reflejo del sentimiento de su jefe y demás aliados de la monarquía saudí.

Earnest habló mientras volaba en el avión presidencial, Air Force One (Fuerza Aérea Uno), y desde ahí proclamó que la votación del Senado “es la acción más vergonzosa que ha cometido el Senado de Estados Unidos probablemente, desde 1983”, informó The Hill. Como aparentemente solo la Casa Blanca es poseedora de la verdad revelada, Earnest se preguntó por qué cualquier senador que “muy recientemente recibió información sobre el impacto negativo que tendría este proyecto de ley sobre nuestras fuerzas armadas y nuestros diplomáticos”, se atrevería a votar en contra del veto. Eso, de por sí, dijo “es vergonzoso”. Señaló furioso que “esos senadores hayan procedido con la anulación del veto del Presidente que evitaría esas consecuencias negativas, es una abdicación de sus responsabilidades básicas de representantes del pueblo estadounidense”. Afortunadamente, agregó, “esos senadores van a tener que responder ante sus propias conciencias y sus bases en sus distritos electorales ya que los juzgarán por sus acciones de hoy”.

Esto, proviniendo del vocero del Asesino en Jefe, cuya guerra permanente y obediencia al imperio británico ha extinguido decenas de miles de vidas.

Según informa Real Clear Politics el senador Chuck Schumer (demócrata de Nueva York) dijo después del voto de anulación, que el Senado no tomó la anulación a la ligera, “sino que en este caso era importante que se le permita a las familias de las víctimas del 11-S procurar que se haga justicia, incluso aunque esta búsqueda cause cierta incomodidad diplomática. La Casa Blanca y la rama ejecutiva están mucho más interesadas en consideraciones diplomáticas. Nosotros estamos más interesados en las familias y en la justicia, agregó. Yo creo que nuestro gobierno está totalmente equivocado en este tema”.

Algunos senadores que votaron a favor de la anulación ya están tratando de disculparse por su voto, lo que el periódico Político calificó de “remordimiento de compradores”. El senador Lindsey “Little Old Lady” Graham (republicano de Carolina del Sur), balbuceó poco antes de la votación que tenía sus reservas sobre el proyecto de ley JASTA, preocupado de que “Arabia Saudita verá esto como que el Congreso los ha encontrado culpables de estar involucrados en el 11-S”. Según Real Clear Politics, Graham informó que un grupo de 20 senadores están preparados para revisar de nuevo el caso, ya sea durante las últimas sesiones del Congreso o en algún momento del próximo año. Como si los hubieran puesto de acuerdo, justo antes de la votación, un grupo de 28 senadores firmaron una carta al senador Schumer y al senador John Cornyn (republicano por Texas) diciendo que "se han presentado inquietudes con relación a las posibles consecuencias no intencionales que pudieran resultar de esta legislación para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos... nosotros esperamos trabajar con ustedes de manera constructiva para mitigar apropiadamente esas consecuencias no intencionales".

De manera predecible, el director de la CIA John Brennan despotricó sobre el voto, mintiendo que la anulación allanaría el camino para que naciones hostiles pudieran hacer que se arreste “a voluntad” a funcionarios estadounidenses acusados de presuntos crímenes. JASTA “tendrá graves implicaciones para la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo según el Washington Free Beacon.