Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Movilízate por las Cuatro Leyes de LaRouche; movilízate por el futuro de la humanidad

10 de octubre de 2016
Helga Zepp-LaRouche, en la Conferencia del 30avo aniversario del Instituto Schiller en Alemania, al momento de su discurso sobre la necesidad de acabar con la geopolítica y adoptar el Proyecto del Puente Terrestre Mundial.

10 de octubre de 2016 — Nos encontramos al borde de una doble crisis existencial que la humanidad enfrenta de inmediato. La explosión total del sistema financiero transatlántico, anegado de derivados financieros, puede ocurrir en cualquier momento en el transcurso del mes de octubre, de esta próxima semana, o incluso tan pronto como el lunes 10 de octubre. No se necesitaría mucho para desatar algo equivalente a una reacción termonuclear en cadena en el dominio de las finanzas. Así de comprometido está el sistema, como lo sabe todo banquero internacional informado, aunque casi ninguno está preparado para admitirlo en público.

Y luego tienen los preparativos para lanzar una guerra, una guerra termonuclear en contra de Rusia, la cual está impulsando un Barack Obama derrotado y desesperado, a nombre de sus controladores británicos. Connotados profesionales de inteligencia estadounidenses están denunciando públicamente esto como algo "sumamente provocador y peligroso", y advierten que "hay casi una locura colectiva que se está apoderando de muchos estadounidenses... desde Barack Obama para abajo".

"Será la civilización o será el cartel de los banqueros lo que salga encima de esta crisis? ", preguntó Helga Zepp-LaRouche este domingo 9 en una discusión con organizadores del movimiento de LaRouche. "Tenemos que salir a favor de la Glass-Steagall, porque eso, junto con las Cuatro Leyes de LaRouche, es el único remedio en contra del peligro de un derrumbe del sistema", explicó.

En la misma discusión, Lyndon LaRouche subrayó que se puede lograr la victoria. "El actual sistema está agotado. Pero la cuestión es que, también hay reservas que se pueden desarrollar, es decir, con un programa agresivo de desarrollo". LaRouche destacó el enfoque hamiltoniano que ofrecen sus Cuatro Leyes, que por sí solas pueden dar marcha atrás la crisis de desintegración que enfrenta el planeta. Señaló que la tremenda derrota que asestó el pueblo estadounidense a Obama con la anulación que impuso el Congreso a su veto a la Ley JASTA, muestra lo que se puede hacer.

Helga Zepp-LaRouche explicó que la situación actual es todavía más seria que la Ley JASTA, porque lo que está en juego es mucho, mucho mayor. Así que es necesario movilizar a las redes que hicieron posible la promulgación de la Ley JASTA, y como lo dijo un miembro de las familias del 11-S: El objetivo de esta movilización no es solo lo que sucedió en el pasado, sino que se tiene que hacer justicia por las generaciones futuras.

"Se tiene que evocar ese gran espíritu de los conciertos [por el 11-S], el Réquiem de Mozart, los espirituales y el poder que fue capaz de conmover a la gente durante nuestra movilización. Porque si Estados Unidos implementa la Ley Glass-Steagall y las Cuatro Leyes de Lyndon LaRouche, entonces se puede salvar al mundo. Se debe tener esa misión en mente".