La operación de EU en Mosul, ¿se propone enviar a los terroristas del EIIS a Raqqa para combatir a Assad?

19 de octubre de 2016

19 de octubre de 2016 — De acuerdo al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, la operación respaldada por Estados Unidos para liberar a Mosul, Iraq, de la ocupación de dos años por el Estado Islámico (EIIS), ha dejado un corredor libre para salir de la ciudad.

"Hasta donde yo sé, la ciudad no ha sido rodeada completamente", dijo el martes 18 durante una rueda de prensa conjunta con el Ministro de Relaciones Exteriores de Paraguay. "Yo no conozco el motivo de esto, pero espero que simplemente no hayan podido hacerlo y no que haya sido deliberado. Cuando menos, el corredor que quedó crea el riesgo de que el EIIS salga de Mosul e Iraq hacia Siria. Si sucede esto, y recalan más contingentes del EIIS en Siria, donde nuestras fuerzas han estado operando a solicitud del gobierno legítimo, vamos a evaluar la situación y adoptaremos decisiones políticas y militares. Espero que la coalición que dirige Estados Unidos, la cual está involucrada activamente en las operaciones para retomar Mosul, se enfoque en esto también".

Lavrov no es el único que sospecha que Estados Unidos pueda tener planes para los militantes del EIIS de Mosul, que no sean los de matarlos simplemente. El veterano corresponsal en el Oriente Medio, Robert Fisk, del diario londinense Independent, comentó que el Ejército Sirio sospecha que la intención de Estados Unidos es sacar al EIIS de Mosul para empantanar a Siria con hordas de combatientes del EIIS que salgan huyendo de su capital iraquí para concentrarse en su "mini capital" de Raqqa dentro de Siria. Fisk informa que la inteligencia siria ya ha escuchado demandas del EIIS en la provincia oriental de Siria de Hasaka, para aumentar el suministro de electricidad y de agua en los pueblos que controla ah[i, en preparación para un influjo de combatientes del EIIS que lleguen de Mosul. Esta misma situación ya ocurrió antes este mismo año, cuando cayó Fallujah a manos de las fuerzas iraquíes respaldadas por EU y muchos de los combatientes del EIIS que estaban recalaron en Siria.

"En otras palabras", escribe Fisk, "si cae Mosul, se podría dirigir a todo el ejército del califato del EIIS en contra del gobierno de Assad y sus aliados, un escenario que le podría causar cierta satisfacción a Washington".