Asesinan a comandante de milicia en Donetsk: ¿preludio para reanudar la guerra?

20 de octubre de 2016

18 de octubre de 2016 — La principal noticia proveniente de las regiones separatistas en el sureste de Ucrania, es el asesinato de Arseni Pavlov, mejor conocido como "Motorola", un prominente líder miliciano de la autoproclamada República Popular de Donetsk (DPR). Según informes fue asesinado con una bomba que estalló dentro de o cerca del elevador del edificio donde vivía. Denis Puchilin, negociador del DPR y presidente del Parlamento, denunció el asesinato como "un acto terrorista" atribuido al régimen de Kiev.

"Con este asesinato, el lado ucraniano pretende socavar la situación en la República", dijo. Pushilin agregó que Kiev todavía pretende resolver el conflicto en Ucrania "por la fuerza", pero debido a su incapacidad para lograr una victoria militar, recurre a "métodos terroristas".

El líder de la DPR, Aleksander Zakharchenko, consideró el asesinato como un acto de guerra personal del propio Presidente ucraniano Poroshenko. "Lo que yo entiendo, es que Petro Poroshenko violó el cese al fuego y nos declaró la guerra", dijo Zakharchenko.

El régimen de Kiev evidentemente está muy feliz con la muerte de Motorola. Un artículo en Ukraine Today lo pinta como un terrorista ruso que alguna vez admitió supuestamente haber asesinado a 15 prisioneros de guerra. Citan a un "experto" con el nombre de Oleh Zhdanov en Unian argumentando que después de la muerte de Motorosa "es incluso posible esperar ataques terroristas por parte de Rusia".

Ha habido pláticas para crear las condiciones para otra cumbre de los Cuatro de Normandía, quizá para el 19 de octubre en Berlín, aunque también hay denuncias por parte de las autoproclamadas repúblicas de que el régimen de Kiev está reactivando sus operaciones ofensivas en el Donbass. La Canciller alemana Angela Merkel dijo la semana pasada en relación a la fecha del 19 de octubre que "mantenemos esta fecha abierta pero no hemos llegado aún a una decisión".

Cuando se le preguntó sobre esto el viernes 14, el vocero de Putin, Dmitry Peskobv, solo dijo que dicha reunión era preparatoria pero que "no hay acuerdos definitivos sobre la materia" incluyendo la fecha del 19 de octubre. El asesor del Kremlin, Yuri Ushkov, había dicho el día anterior que "la implementación depende de lo que lleguen a acordar las partes para la cumbre sobre el avance concreto del arreglo [en Ucrania]". Putin confirmó esta perspectiva el lunes 17. Destacó que los dirigentes de Alemania y Francia comparten la posición de que una reunión en Berlín solo será provechosa si sus asesores, que se reunieron el sábado y domingo en Minsk, están dispuestos a promover el diálogo que posibilite cerrar los acuerdos. Si no, la reunión entre los dirigentes de los Cuatro de Normandía sería prematura, dijo Putin.

En el terreno, funcionarios de DPR acusan insistentemente al régimen de Kiev de continuar los bombardeos de zonas habitadas en y en torno a la ciudad de Donetsk, y en cierto punto, la semana pasada, sostuvieron que habían hecho retroceder un asalto del ejército ucraniano sobre el pueblo de Leninskoye, en la parte sur de la república separatista, matando en el proceso entre 5 y 15 soldados ucranianos.