El viaje de Duterte a China "hace estallar la burbuja de la 'amenaza China' ".

21 de octubre de 2016

21 de octubre de 2016 — El Presidente filipino Rodrigo Duterte llegó a Pekín el 18 de octubre para una visita de cuatro días, con lo que se da marcha atrás de manera espectacular a décadas de gobiernos títeres de EU en las Filipinas, desde el golpe de Estado fraguado por EU en contra del líder nacionalista Ferdinand Marcos en 1986. El periódico del partido Global Times editorializa que "La visita de Duterte a China hace estallar la burbuja de la 'amenaza China' que inflaron conjuntamente [el ex Presidente filipino] Aquino y EU".

Duterte ha dejado bien en claro que, por un lado, no va a sacrificar ninguno de los reclamos territoriales que tiene Filipinas en el Mar de China Meridional, pero que, por el otro, se va a dejar de lado totalmente el tema de la soberanía o se van a hacer referencias a ella de pasada en los acuerdos de cooperación para el desarrollo de las dos naciones, entre otros proyectos de pesca, petróleo y exploración gasífera conjuntos y combate a las drogas.

Duterte viaja con unos 200 empresarios con proyectos específicos de comercio y desarrollo infraestructural que se espera se firmen o se echen a andar. El Secretario de Relaciones Exteriores, Perfecto Yasay, dijo que "se pudiera necesitar toda una vida para resolver las disputas territoriales, pero esto no debe obstaculizar nuestros lazos amistosos".

El canal noticioso de Singapur New Asia citó a Duterte desde Pekín hoy con un comentario sobre el papel de China en Asia, en donde se le conoce como el "gigante asiático": "Nunca ha invadido ni un pedazo de mi país en todas estas generaciones. Durante la Guerra Fría, pintaron a China como el villano. Y en todos estos años, lo que hemos leído en nuestros libros escolares no era más que propaganda producida por Occidente".

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying le dijo a la prensa que China estaba dispuesta gustosamente a resolver las disputas "mediante consultas y el diálogo. Esta es la forma en que dos vecinos amigables deben tratarse mutuamente. Cualquiera que realmente desee la paz, la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad en el Asia Pacífico" le dará su beneplácito a esta nueva relación.

En entrevista con la Televisión Phonenix de Hongkong a principios de semana, se le preguntó a Duterte sobre si él consideraría realizar ejercicios militares conjuntos con Rusia y China. Su respuesta fue: "Sí, lo haría. Le he dado demasiado tiempo a los estadounidenses para que jueguen con los soldados filipinos".

Duterte había anunciado que el último ejercicio conjunto con las fuerzas armadas de EU sería definitivamente el último.

Este jueves 20 se llevaron a cabo sus reuniones con los dirigentes de China.