Diario del Pueblo: China nunca permitirá que EU ande desbocado por el Mar de China Meridional

24 de octubre de 2016

24 de octubre de 2016 — El Diario del Pueblo, el periódico oficial del Partido Comunista de China, publicó el domingo 23 un editorial con esa conclusión, en respuesta a las provocaciones deliberadas del gobierno de Obama el pasado viernes 21 de octubre, que mandó al buque estadounidense USS Decatur, un destructor con misiles guiados, cerca de las Islas de China Xisha (Paracelso). El editorial protesta firmemente por la provocación y dice que China "va a tomar una serie de medidas correctivas eficaces".

Destaca que el estribillo de que esas provocaciones son para poner a prueba la "libertad de navegación" es un fraude, dado que no existe ninguna restricción a la libertad de navegación que no sea la que exige el derecho internacional y las leyes chinas, a saber, que las embarcaciones de guerra tienen que recibir la aprobación del gobierno chino antes de entrar en las aguas territoriales de China. "El ingreso ilegal de los buques de guerra de EU en aguas territoriales chinas sin permiso, viola seriamente la soberanía y los intereses de seguridad de China, infringe también el derecho internacional y las leyes chinas y representa una amenaza a la paz y a la seguridad, así como también al orden en las aguas territoriales pertinentes", señala la declaración.

Pero el editorial va más allá e identifica el peligro de que Obama, habiendo perdido su estratagema del "pivote en Asia" para rodear militarmente a China, debido al rechazo filipino al plan bélico de Obama, ahora está actuando por su cuenta desesperadamente y podría salirse de control. "Al lanzar las llamadas patrullas, la superpotencia le dice al mundo que no puede tolerar ni un Mar de China Meridional tranquilo ni un Asia Pacífico en paz y estable. Dado que ya no pudo conseguir un buscapleitos títere, un Washington desesperado esta creando disturbios por su propia cuenta".

"Washington tiene que darse cuenta de que precisamente esta mentalidad hegemónica es lo que ha acarreado el declive de su influencia a nivel mundial y su incapacidad de suministrar bienes de interés público con una energía positiva. También tiene que admitir que no volverá nunca más, la era de cuando un solo país podía dominar una red de alianzas, creando tensiones con mentiras. Nadie quiere debilitar la influencia de Estados Unidos en la región Asia Pacífico, pero dicha influencia se tiene que sustentar en una dedicación positiva al desarrollo común de toda la región. Los países de la región no aceptan su mentalidad hegemónica obsoleta, ya que aspiran a la paz, la cooperación y un progreso compartido".