Draghi pide "reformas constitucionales" para permitir el fascismo de los banqueros

26 de octubre de 2016

26 de octubre de 2016 — El Presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi ofreció las evidencias de lo que muchos creen en Italia: que la reforma constitucional del primer ministro italiano Matteo Renzi, que se va a someter a votación en un referendo nacional el 4 de diciembre, fue dictada por los mercados financieros como se puede ver en el famoso proyecto de JP Morgan para eliminar todas las constituciones antifascistas (ver en los archivos http://archive.larouchepac.com/node/26996).

En un discurso que dio el 25 de octubre en el Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW, por sus siglas en alemán), en Berlín, Draghi defendió la política de imprimir dinero inorgánico para los bancos (la “emisión cuantitativa”, o EC), pero subrayó que esas medidas no serán eficaces a menos que los gobiernos lleven a cabo la necesaria reforma estructural. Durante el período de preguntas y respuestas, Draghi explicó que encima de estas reformas, está la “reforma constitucional”. Su formulación fue: “¿Creen ustedes que las bajas tasas de interés ejercen cierta influencia en las reformas constitucionales, reformas judiciales, etc.?”

El profesor Paolo Savona, ex presidente del Fondo de Garantías a los Depósitos Interbancarios de Italia, denunció recientemente en un artículo que el aspecto central de la reforma de Renzi, aparte de ser una reforma electoral al estilo Mussolini, es que introduce en la Constitución un pasaje en donde se refiere explícitamente a la primacía de las leyes de la Unión Europea por encima de las leyes nacionales italianas. La Constitución actual permite alienar partes de la soberanía mediante tratados internacionales, pero queda en manos del parlamento nacional la decisión soberana última. Si Renzi gana el referendo y se aprueban su reforma, sería una entrega total y peligrosa de la soberanía, escribe Savona.