Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Putin llama en el Club de Valdai a "hacer accesible a todos los frutos del crecimiento económico y del avance tecnológico"

28 de octubre de 2016
Vladimir Putin intervino en la sesión de clausura de la 13ava reunión anual del Club Internacional de Discusión de Valdai, que este año tuvo como tema ”El futuro en marcha: la forja del mundo del mañana”. 27 de octubre de 2016 [kremlin.ru]

28 de octubre de 2016 — El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, dio el discurso de clausura de la conferencia del Club de Discusión Internacional de Valdai el viernes 27 en Sochi, Rusia, en donde presentó un cuadro muy esclarecedor del orden transatlántico que se derrumba y a la vez, una visión emotiva del futuro que debe construir toda la humanidad con urgencia. Su discurso recogió y desarrollo los conceptos centrales que se plantearon en la cumbre de las naciones del G20 del 4 y 5 de septiembre pasados en Hangzhou, China. En algunas partes se hizo eco de las ideas que presentó el Presidente mexicano José López Portillo en su histórico discurso ante la Asamblea General de la ONU en octubre de 1982 (el cual manifestó la influencia de sus intercambios con Lyndon LaRouche). El discurso de Putin aclaró por qué el tema que eligió el Club de Valdai para su reunión de este año fue “El futuro en marcha: la forja del mundo del mañana”.

Putin explicó que la economía transatlántica está en los estertores de una “crisis sistémica” que está llevando al mundo a la guerra, y que se necesita un enfoque totalmente nuevo para salvar a la humanidad:

“La escala gigantesca de la destrucción exige el diseño de un programa integral de largo plazo, una especie de Plan Marshall, para revivir las zonas azotadas por la guerra y los conflictos. Rusia está dispuesta ciertamente a unirse activamente en estos esfuerzos en equipo.

“No podemos lograr estabilidad global a menos que garanticemos el progreso económico global. Es esencial que se proporcionen las condiciones para el trabajo creativo y el crecimiento económico a un ritmo que ponga fin a la división del mundo entre ganadores permanentes y perdedores permanentes. Las reglas del juego le deben dar a las economías en desarrollo cuando menos una oportunidad para ponerse al nivel de lo que conocemos como economías desarrolladas... y hacer que el fruto del crecimiento económico y del avance tecnológico sea accesible a todos. En particular, esto ayudaría a poner fin a la pobreza, uno de los peores problemas contemporáneos”.

Putin puso de relieve la alianza de Rusia con China para construir precisamente ese nuevo orden mundial: “Así es como arreglamos el trabajo de la Unión Económica Euroasiática y llevamos a cabo negociaciones con nuestros socios, en particular en coordinación con el proyecto de la Franja Económica de la Ruta de la Seda, que China está implementando. Esperamos que fomente una amplia asociación euroasiática, que promete desenvolverse hasta llegar a ser uno de los centros formativos de una gran zona de integración euroasiática... Una tarea importante que tenemos es la de desarrollar el potencial humano. Solo un mundo con amplias oportunidades para todos, con trabajadores altamente calificados, con acceso al conocimiento y a una gran variedad de modos para realizar su potencial, se puede considerar verdaderamente libre”.

Putin declaró que la carencia de una perspectiva como esa para el futuro, es lo que destruye el alma misma del sector transatlántico. “Hay una falta de estrategia y de ideas para el futuro... El futuro no les atrae, sino que los asusta... La gente no vota en absoluto como les aconsejan los medios informativos oficiales y respetables, ni como les aconsejan que lo hagan los partidos mayoritarios”. Finalmente, condenó la campaña electoral presidencial en Estados Unidos que “simplemente se escapa a todo límite”, en su falta de discusión de temas substanciales programáticos.

Una excepción potencialmente útil en este panorama tan desolador se dejó ver el jueves 27, en un discurso que dio Donald Trump en Charlotte, Carolina del Norte, en donde dijo que la crisis financiera de 2008 ocurrió debido a que “se eliminó la Glass-Steagall”, y luego declaró que “ya es hora de una Glass-Steagall del siglo 21”. Lyndon LaRouche comentó que al momento no sabemos la seriedad real o la intención de ese comentario de Trump, pero cuando menos ha colocado el tema sobre la mesa, de tal modo que ya no se puede evadir. En cualquier caso, lo central es que la única solución real a la crisis sistémica identificada por Putin, son Las Cuatro Leyes de LaRouche, incluyendo la Glass-Steagall. Y nosotros sabemos precisamente cual es nuestra intención, y lo que se tiene que hacer, como la salida inmediata de Obama del cargo, como la única manera eficaz de parar el impulso de Obama y Clinton hacia una guerra nuclear con Rusia y China.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


La Conferencia de Valdai debate sobre "El futuro en marcha: forjando el mundo del mañana"

27 de octubre de 2016 — En su 13ava conferencia anual en Sochi, Rusia, del 24 al 27 de octubre, el Club Internacional de Diálogo Valdai discutió muy apropiadamente sobre “El futuro en marcha: forjando el mundo del mañana”, donde se habló del orden global emergente definido por China y por Rusia, en contraposición a la visión “unipolar” de Estados Unidos y del sistema transatlántico. Por supuesto que la crisis en Siria fue un tema destacado en esta discusión.

Participaron treinta y cinco naciones y 130 oradores “muy prominentes” en la conferencia, según informó RT. Vladimir Putin, Presidente de Rusia dio un discurso en la sesión de clausura del jueves 27. Por primera vez, este año participó un representante de Siria, Abdullah Abdel Razzaq Al-Dardani, subdirector ejecutivo de la Comisión Económica y Social para el Asia Occidental de las Naciones Unidas (ESCWA, por sus siglas en inglés), quien junto a Igor Shuvalov, viceprimer ministro ruso, y Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, tuvieron una discusión sobre la situación de Siria.

Los oradores dieron a conocer sus diferentes puntos de vista sobre el futuro de China, Rusia y las relaciones con Estados Unidos, y es importante resaltar las declaraciones de Fu Ying, jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Popular Nacional de China, y de Mikhail Bogdanov, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

En el panel titulado “Orden mundial, Quo vadis?” (Orden mundial, ¿a dónde te diriges?), el 25 de octubre, Fu Ying señaló la falta de confianza que hay entre las potencias mundiales, y dijo que China y Estados Unidos están todavía “muy lejos” de ser socios en cuestiones de seguridad, como se puede ver en la disputa sobre el Mar de China Meridional. China “no tiene una ‘estrategia’ para desafiar al ‘orden mundial’ liderado por Estados Unidos”, señaló, “pero cuando [Estados Unidos] relega al ostracismo al sistema político y los intereses de seguridad de China, es muy difícil para China pensar en apoyarlo”. De hecho, añadió que “China ve al orden de dominación mundial de Estados Unidos como un caos, y es por esta razón que no lo quiere para sí. ¿Porqué habría de repetir China los errores que cometió Estados Unidos?”.

Luego de señalar que el mundo “cambió su agenda de una política de bloques a una política de desarrollo y de cooperación”, Fu Ying planteó el concepto de Xi Jinping, Presidente de China, de “construir una comunidad de intereses comunes” y de la necesidad de “un nuevo modelo de asociación global”. Esto se refleja en la iniciativa china de Una franja Una ruta’, y en la Unión Económica Euroasiática propuesta por Rusia, las cuales se fortalecen una a la otra. Explícitamente, ella sugirió que Estados Unidos “a pesar de su recelo también debería encontrar oportunidades en estas iniciativas si algún día se une a ellas”.

En el discurso que dio al panel titulado “Desde el Medio Oriente hasta Eurasia Central: ¿un arco de inestabilidad o un espacio para una acción conjunta?”, Mikhail Bogdanov, viceministro de Relaciones Exteriores repitió el llamado que hizo el Presidente Putin para la creación de una “coalición global amplia en contra del terrorismo”, y señaló que no se puede lograr la paz en Siria sin Rusia. “Moscú sigue dispuesto a la cooperación con todos los países que puedan contribuir a la solución de la crisis en Siria”, afirmó.

Bogdanov, también indicó que Rusia está cansada de que Estados Unidos rompa sus promesas, y en particular, las promesas para separar a los supuestos “moderados” armados de la oposición, de los grupos terroristas. "A la larga, hemos desperdiciado mucho tiempo desde febrero, confiando en todas esas promesas y acuerdos sobre un cese al fuego no solo en Alepo sino en todo el país, solo para escuchar a los estadounidenses decir que no tienen mucho tiempo". Es lamentable, añadió, que “todavía no se ha hecho ninguna separación”, y advirtió que no habrá ningún cese al fuego hasta que esa tarea no se lleve a cabo.