Sin el BRICS la economía mundial experimentará de nuevo un crac como el de 1929, dijo analista ruso de Russia & India Report

31 de octubre de 2016

31 de octubre de 2016 — En un artículo publicado en Russia & India Report (RIR), cuyo título es "BRICS Do Not Lack Mortar: What Detractors Should Know" (El BRICS no carece de aglutinante: Lo que deben saber sus detractores), el columnista Rakesh Krishnan Simha señala que "la mayoría de las instituciones multilaterales a nivel mundial que existen hoy ya no son relevantes. El FMI y el Banco Mundial, por ejemplo, fueron fundados durante los años en que finalizaba la Segunda Guerra Mundial. En tiempos geopolíticos, eso es historia antigua. De manera similar, parece que al G7 lo mantienen vivo con ayuda artificial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ya no es una organización importante. En tanto las economías occidentales están sentadas al borde de un precipicio, los 5 países miembros del BRICS aportan una fuerza alternativa estable que compensa el declive de Occidente. Tanto China como India siguen teniendo un gran crecimiento económico y por supuesto van a convertirse en mega-economías que opacarán por completo a Occidente en las décadas por venir. Es posible que el crecimiento en Pekín haya caído bajo el 7%, pero eso es suficiente para añadir lo equivalente al ingreso nacional de Holanda al PIB de China".

Simha señala que "a diferencia de la OTAN o de la Unión Europea, en donde los países miembros tienen mas o menos las mismas metas y además son del mismo origen racial, cada uno de los países del BRICS es diferente entre sí. Sin embargo, al ser miembros del BRICS tienen una meta común: desarrollo. Como países emergentes, están enfocados en elevar su nivel de vida. El hecho de que están unidos como grupo, a pesar de esas diferencias tan grandes en las metas nacionales, opiniones y rivalidades geopolíticas e incluso hostilidades abiertas, apunta hacia la factibilidad del BRICS".