Los robots de Hillary piden frenéticos la cabeza de Comey

1 de noviembre de 2016

1 de noviembre de 2016 — En el alboroto de la cobertura de la prensa sobre la nueva controversia por el reinicio de la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton, hay varias voces que están más histéricas que otras. El antiguo líder de la mayoría de la bancada demócrata en el Senado, Harry Reid, le envió una carta al Departamento de Justicia, en donde alega que lo que hizo el director del FBI, James Comey, a unos días de las elecciones, pudiera violar la Ley Hatch, que le prohíbe a funcionarios del gobierno utilizar sus puestos para influir en las elecciones.

"Le escribo para informarle que mi oficina ha determinado que estas acciones pudieran estar en violación a la Ley Hatch" dice Reid en su carta a Comey. "Debido a sus acciones partidistas, pudo haber infringido la ley".

El ex Procurador General de la era de Obama, Eric Holder, se mostró un poco más reservado en sus comentarios. En el Washington Post, Eric Holder escribió que estaba "profundamente preocupado", que las acciones de Comey eran "incorrectas" y que "violaban las políticas y tradiciones de vieja data del Departamento de Justicia [con relación] a investigaciones durante un período electoral".

El Procurador General de GW Bush, Michael Mukasey, también atacó a Comey, pero desde una perspectiva opuesta. Dijo que era imperdonable que Comey no hubiera continuado con la investigación original en contra de Clinton, y destaca que altos oficiales militares recibieron una baja deshonrosa y hasta prisión por hacer uso mucho menos indebido de documentos clasificados. Comey debió haber exigido que actuara la Procuradora General Loretta Lynch (que esencialmente ha servido para proteger a Obama) o que renunciara.

Una encuesta de ABC y el Washington Post que la semana pasada le daba a Hillary una ventaja de 12 puntos porcentuales, ahora muestra que está solo a un punto porcentual por encima de Trump.