Genocidio de gobierno saudí en Yemen amenaza con matar de hambre a 7 millones de personas

9 de noviembre de 2016

7 de noviembre de 2016 — Según la lógica saudí, la guerra en Yemen es completamente responsabilidad de los hutíes y del ex Presidente yemení Ali Abdullah Saleh, por rehusarse a aceptar al gobierno dizque "legítimo" de Abd Rabbuh Mansur Hadi, quien actualmente se encuentra exiliado en Arabia Saudita. De hecho, un tal Dr. Muhammad Yehya Al-Faal, escribe una columna en la revista Saudi Gazette en un estilo que recuerda a Goebbels : "El reino saudí y sus aliados que forman la coalición aman al pueblo yemení y a Yemen, y para empezar, nunca quisieron esta guerra".

Lo que significa el "amor" saudí para los yemeníes lo señalaron de nuevo la semana pasada los funcionarios de socorro de las Naciones Unidas (ONU) y del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que informó que 7.1 millones de yemeníes corren peligro de morir de hambre. "Yemen está a un paso de la hambruna", dijo a principios de la semana Stephen O'Brien, jefe de la misión de ayuda de la ONU, según informó VICE News. El ochenta por ciento de Yemen necesita urgentemente ayuda humanitaria, y de las 22 gobernaciones 19 ya alcanzaron niveles de crisis de seguridad alimentaria, según la PMA. En vista del cierre del aeropuerto en Sana, la capital, de los bloqueos en las fronteras efectuados por la coalición liderada por los saudíes, y los continuos bombardeos sobre las granjas, pozos y la agricultura, los suministros de alimentos se han reducido enormemente.

"La cantidad de niños desnutridos excede la capacidad de nuestros centros", le dijo a VICE News George Khoury, director de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH). "Aunque la conducta de hostilidades es un factor de las muertes y los asesinatos, en Yemen el mayor factor no es la guerra. Cada día hay gente que muere en silencio por desnutrición".

La desnutrición hace a la población más vulnerable a las enfermedades, en un país en el que el sistema de salud, fuera como fuera, está casi totalmente colapsado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sospecha que hay más de 1,400 casos de cólera en el país desde que se declaró el brote hace tres semanas. "Si la comunidad internacional no interviene ya, es muy posible que tengamos una enorme, enorme catástrofe humanitaria", afirmó Khoury. "Aquí en Yemen ya está sucediendo", añadió.