Charlie Hebdo sobre Trump en la tradición hamiltoniana, anti libre comercio

23 de noviembre de 2016

22 de noviembre de 2016 — Este 21 de noviembre, el periódico Nouvelle Solidarite del Movimiento Solidaridad y Progreso que dirige Jacques Cheminade, colaborador de Lyndon LaRouche en Francia, publicó el siguiente comentario:

París, 21 de noviembre de 2016 (Nouvelle Soidarté — Nuestra lucha encontró un aliado inesperado esta semana: el semanario anarco-libertario Charlie Hebdo. En un artículo titulado "Trump, ¿un antiglobalista?", el periodista Jacques Littauer explica que hay, en la nación, ganadores y perdedores con la globalización. Si eres un "empleado financiero de alto nivel en Nueva York, o un maestro, estás a favor del libre comercio porque te permite comprar un carro más barato", porque se produce en un país con mano de obra más barata. Pero si eres un obrero en una industria que enfrenta la competencia de países cuyos costos de producción son menores, votas en contra de la globalización porque le cuesta su empleo... Así que lo que sucedió la semana pasada en America fue que los perdedores se movilizaron más que los ganadores con la globalización". A la vez que ataca "el repugnante discurso machista, promotor del odio en contra de los extranjeros", el autor reconoce también que Trump le señaló límites a la globalización liberal que ha producido muchos perdedores.

"Al hacerlo, Trump no solamente está reviviendo la tradición americana bien establecida... de proteccionismo. En verdad fue en Estados Unidos que nació la teoría del proteccionismo moderno de Alexander Hamilton. Esto para no mencionar la Guerra de Secesión que vio la victoria del Norte opuesto al libre comercio y en defensa, incluso en este tiempo, de sus industrias. Ni la crisis de 1929... con el arancel Hawley-Smoot [sic] de 1930 que elevó el arancel promedio a las importaciones en más de un 50%".

Así que, se pregunta, ¿está correcto Trump en ser proteccionista? "En general, sí" porque Estados Unidos perdió 700,000 empleos producto del TLCAN, en vez de la creación de los 20 millones de empleos que había prometido.

"A propósito, la historia muestra que casi ningún país se ha podido desarrollar nunca mediante el libre comercio. Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Francia, Japón, Corea del Sur, China... todos estos países se desarrollaron... gracias a sólidas tarifas proteccionistas que les permitieron crear y defender sus propias industrias. Por otro lado, todos los países que han tenido la mala idea de obedecer, con una pistola apuntándoles a la cabeza, las recetas del "Consenso de Washington" del FMI y Banco Mundial que los ha forzado a abrir totalmente sus economías, como ha sido el caso de muchos países en África y América Central y América del Sur en los 80s, han visto el desplome de sus economías y la explosión de las desigualdades".

El artículo concluye que la solución a esta antinomia es una reconciliación de una apertura relativa para el intercambio de bienes con un sistema social proteccionista.