Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El futuro de Alemania está en la Nueva Ruta de la Seda

28 de noviembre de 2016
Helga y Lyndon LaRouche en la Conferencia del Instituto Schiller ein Alemania, junio de 2016.

28 de noviembre de 2016 – Helga Zepp-LaRouche, presidente del partido político alemán Movimiento Solidaridad de los Derechos Civiles (BueSo), emitió el siguiente llamado que lleva ese título, y que está circulando en Alemania ampliamente. Lo reproducimos aquí por su importancia estratégica internacional.

26 de noviembre.— Viene a la mente la famosa inquietud de Heinrich Heine: "Cuando pienso en Alemania en la noche..."

En verdad, ¿hacia donde se dirige Alemania, o más bien, hacia donde es arrastrada? El hecho de que Angela Merkel va a competir por un cuarto período no es tranquilizador. Al contrario de la impresión que ella quiere crear, cuatro años más de un gobierno de Merkel no son una promesa de estabilidad, sino de todo lo opuesto.

Tanto el voto por el Brexit como la elección de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos son expresiones del rechazo a todo el paradigma de la "globalización" neoliberal, lo cual no es más que sinónimo de imperio angloamericano. Esa "globalización" ha llevado al empobrecimiento de cada vez mayores sectores de la población, para el beneficio de la oligarquía financiera en todos los países que se han sujetado a las normas del monetarismo neoliberal.

Esa "globalización", es decir, esa exigencia de la City de Londres y de Wall Street de que el mundo acepte la supremacía unipolar, es la responsable de toda una serie de guerras basadas en mentiras, desde Afganistán hasta Iraq, Libia, Siria y Yemen, que han causado todas ellas la catástrofe de los refugiados. "Globalización" significa también las revoluciones de color, una plan de cambio de régimen contra gobiernos electos democráticamente como en Ucrania; significa la expansión de la OTAN hacia el este y la política de la OTAN y de Estados Unidos de cercar a Rusia, y que probablemente nos hubiera acarreado más temprano que tarde una confrontación global con Rusia y China bajo un gobierno de Hillary Clinton.

La Canciller Merkel y la sorprendida Ursula von der Leyen representan este paradigma perdedor, y la idea de cuatro años más, sin ningún cambio en la política y sin visión del futuro en absoluto, no significa estabilidad, sino una mayor división política en Alemania y la desintegración de una Unión Europea en rebeldía. Con la próxima crisis financiera, que está lista para llegar, es seguro que el dúo Merkel-Schaeuble le va a endilgar el costo a la ciudadanía una vez más, y van a arriesgar el caos que resulte. La fragilidad del abominable acuerdo sobre los refugiados con Erdogan y varios gobiernos de África, promete que será solo una cuestión de tiempo antes de que la crisis explote de nuevo.

Merkel representa este paradigma que se hunde irreversiblemente. Igual que los 304 miembros del Parlamento Europeo que acaban de votar a favor de una resolución que acusa a Rusia de llevar a cabo una propaganda antieuropea colosal, ella apoya una política de la UE y de la OTAN que hace exactamente eso de lo que ellos acusan a Rusia. Tenemos que poner fin a esta lógica de la Guerra Fría de una vez por todas.

El Presidente electo de EU Trump ha dicho que quiere cooperar con Rusia y China, y ya ha sostenido conversaciones con el Presidente Putin de Rusia y el Presidente Xi de China para este fin. Trump ha señalado que Estados Unidos le gustaría participar en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) y cooperar con la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda de China.

En el lapso de solo tres años, la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda se ha convertido en el programa más grande de infraestructura y crecimiento económico en la historia, 12 veces más grande que el Plan Marshall si se mide en los dólares de hoy. Setenta naciones cooperan con él, y más de 30 instituciones internacionales. Tan solo China ha proporcionado 1.4 billones de euros en inversiones; 4,400 millones de personas se benefician ya de un conjunto de programas increíblemente multifacético: ferrocarriles de alta velocidad, generación y distribución de energía, gestión de agua, nuevas ciudades de la ciencia, investigación científica básica, innovación, investigación conjunta para la exploración del espacio, y así por el estilo. Xi Jinping ha ofrecido cooperación con la Nueva Ruta de la Seda a todos los países del planeta sobre la base de la cooperación "ganar-ganar". Cada vez más países se pasan a este nuevo paradigma que, en vez de ser un juego de suma cero, ayuda a superar la pobreza y el subdesarrollo para el provecho común de todos.

Únete a mi en esta pelea

Por más de 25 años, yo he hecho campaña por el programa de construcción de la Nueva Ruta de la Seda, un programa que yo, junto con mi esposo Lyndon LaRouche, propusimos por primera vez como respuesta a la Caída del Muro y a la desintegración de la Unión Soviética. Hemos presentado este concepto en cientos de conferencias y seminarios por todo el mundo desde entonces, y ahora es el programa de la mayoría de la especie humana. Con tu ayuda, ahora podemos poner este programa en el orden del día en Alemania, un programa del cual se beneficiaría especialmente la pequeña y mediana industria Mittelstand, en alemán, y a partir del cual se crearían muchos empleos productivos.

Para crear una perspectiva y alternativa reales para Alemania, no necesitamos un partido [AfD, como le dicen en Alemania] que no tiene soluciones que ofrecer, sino que junto conmigo, puedes poner la cooperación con Estados Unidos, Rusia y China en la agenda para construir la Nueva Ruta de la Seda. Solo a través de esa cooperación podemos desarrollar al Medio Oriente y a África con un Plan Marshall de la Nueva Ruta de la Seda, y resolver de este modo la crisis de refugiados de una manera humana. Más aún, esto es lo que el general Michael Flynn, el asesor de seguridad nacional designado por Trump, ya ha planteado como solución desde abril de 2015.

Alemania tiene que trabajar por esta política de paz para el siglo 21, un paradigma totalmente nuevo que sustituye a la geopolítica con los fines comunes de la humanidad, y se tiene que hacer parte de una verdadera "comunidad de destino común", como lo ha planteado Xi Jinping.

Alemania debe hacer también una contribución importante al diálogo de culturas, que debe acompañar a este nuevo orden económico mundial, si hemos de salir exitosos. Nosotros en Alemania tenemos una rica herencia de filosofía humanista y de cultura clásica, la cual, maravillosamente, encuentra un eco en los momentos cumbre de otras culturas. Solo si revitalizamos las mejores expresiones culturales de todas las naciones, y juntamos a cada una de ellas en un diálogo, podemos superar la actual crisis de la civilización.

Únete a mi en la pelea para asegurar que se aproveche esta oportunidad extraordinaria en Alemania y para Alemania, una oportunidad para la cooperación con el nuevo gobierno de Estados Unidos, listo para cooperar, y por la alternativa económica que existe en la dinámica de la Nueva Ruta de la Seda. I lo haces con determinación, Alemania puede de nuevo volver a ser una nación de poetas, pensadores e inventores ["ein Volk der Dichter, Denker, und Erfinder", como dice una expresión patriota en alemán], y las generaciones futuras gozarán del progreso una vez más.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Visita de representantes del Instituto Schiller a Serbia: con la Nueva Ruta de la Seda surge nuevo sentido de optimismo

28 de noviembre de 2016 — Durante la visita de cuatro días a Serbia, concluida recientemente, los representantes del Instituto Schiller Elke y Klaus Fimmen sostuvieron una serie de reuniones en la capital de Belgrado con representantes institucionales, todos involucrados, de una forma o de otra, en la nueva iniciativa china de Una Ruta Una Franja, y varios de ellos han visitado China en el último período. Se trata de expertos de diversas organizaciones (políticas, desarrollo de infraestructura) y medios de comunicación. Todo mundo sabía bien y apreciaba el trabajo crucial y del historial del Instituto Schiller en el desarrollo del Puente Terrestre Mundial, que muchos de ellos han seguido durante mucho tiempo. Uno de los expertos más importantes, quien ha escrito sobre la importancia de la Nueva Ruta de la Seda para Serbia, subrayó que está totalmente de acuerdo con la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, en el sentido de que esto tiene una importancia global y se trata de un nuevo paradigma. Al final del viaje, hubo una conferencia sobre "La nueva Ruta de la Seda: una política de paz regional y global para el desarrollo" ante unos 50 estudiantes y miembros de la facultad de economía, organizada por la asociación regional de economistas en la segunda ciudad más grande de Serbia, Novi Sad, cerca de la frontera con Hungría.

Por primera vez en décadas, hartos de guerras regionales y destrucción económica y social, la población tiene ahora cierta esperanza en el futuro. Un político retirado dijo que con la Ruta de la Seda, por primera vez en la historia Serbia se halla en posición de poder utilizar su ubicación geográfica y estratégica para el bien, en vez de la ruina acarreada por la geopolítica durante siglos. Además de esta percepción de que hay un nuevo espacio de maniobra, se agrega el hecho de los resultados electorales en EU, de lo que todos se sentían aliviados. En "votaciones" públicas en los medios, los resultados han dado un 95% a Trump. La población serbia ve a Hillary Clinton como la personificación de la agresión de la OTAN. La población cree que con el triunfo de Trump, se ha parado, al menos por el momento, la guerra en contra de Rusia. Existe un enorme interés en la posibilidad de que se implemente la ley Glass-Steagall ahora y se le dé todo un nuevo sentido a la política económica hacia el verdadero crecimiento económico en Estados Unidos y a nivel internacional.

Serbia se ha convertido en una pieza central en el enfoque de China hacia las 16 naciones de la región de Europa Central y Oriental (CEEC). En la reciente cumbre de la CEEC en Letonia, Serbia y China firmaron un primer acuerdo de exención de visa, a partir de enero; el Banco Nacional de China va a abrir una sucursal bajo estatutos serbios a partir del próximo año. También se lograron los acuerdos finales para empezar ahora con la construcción del ferrocarril de alta velocidad Belgrado-Budapest, que va a revolucionar también la red ferroviaria interna de Serbia. Actualmente el tren que va de Belgrado al norte a Novi Sad y que viaja a 80 kilómetros por hora, toma casi dos horas.

Sobre otros proyectos: la planta siderúrgica Smederovo con 3,000 trabajadores, que compraron los chinos, se va a modernizar y va a incluir el desarrollo de un puerto complementario sobre el Danubio, en donde se localiza la planta. Aunque la Unión Europea (UE) ha estado tratando de obstaculizar el proceso, no va a poder hacer nada para impedirlo, dado que todas las regulaciones (entre ellas las "antidumping") han sido sistemáticamente cubiertas. Para Belgrado se tiene contemplado un parque industrial con empresas de alta tecnología, posiblemente en combinación con el nuevo puerto. Asimismo, hay planes para desarrollar las minas de cobre, plata y oro en Bor, que son de las más grandes que existen en Europa, y en las cuales no se ha invertido en los últimos 25 años. Así pues, China va a revitalizar proyectos y sectores que han sido sometidos a la privatización durante décadas o se han dejado suspendidos en el aire, con un costo enorme para el presupuesto federal.

Aunque el PIB ya se movió un punto porcentual en el último año y es algo que se atribuye a los efectos de la cooperación serbo-china, casi no existe industria que valga la pena destacar, muchos de los bienes son bienes baratos importados (o no tan baratos) incluyendo de China. La tasa de desempleo sigue siendo elevada, 30% o más, dependiendo de las cifras que se usen. La juventud no tiene futuro, los graduados universitarios terminan de taxistas o guías de turistas. En Novi Sad, un mesero gana un promedio de 200 euros, en tanto que el costo de vida es de 500 euros. Los jóvenes están emigrando hacia las pocas ciudades y abandonando el campo, pero de todas formas no pueden encontrar trabajo. Es inmensa la cantidad de dinero que se necesita invertir para renovar la infraestructura, que fácilmente podría alcanzar entre 30 y 50 mil millones de euros, solo para la capital, Belgrado.

Se considera a la UE —que está poniendo presión por todos lados (Serbia es un país que está pidiendo la adhesión— como un verdadero obstáculo para su desarrollo en los últimos 15 años. No solamente no financiaron ningún proyecto sino que la adhesión de Serbia a la UE se ha estado demorando constantemente. Serbia tiene una enorme población que tradicionalmente ha vivido y trabajado en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial a la fecha. La población ya está harta de promesas no cumplidas. Así que más vale que Alemania y los otros países de la UE se pongan al día y cambien su curso o van a perder su oportunidad.



La compañía brasileña Eletronuclear busca a China para terminar su tercera planta nuclear

28 de noviembre de 2016 — Bruno Barretto, presidente en funciones de la compañía nuclear estatal del Brasil, Electronuclear, anunció el 23 de noviembre que viajará a China en diciembre para reunirse con funcionarios de la Corporación Nuclear Nacional China (CNNC) y de la State Nuclear Power Technology Company (SNPTC) (Compañía Estatal Tecnológica de Energía Nuclear), y con los bancos de desarrollo del Estado, sobre la posibilidad de que China vaya a Brasil a ayudar a terminar de construir la planta nuclear Angra 3.

Brasil tiene dos plantas nucleares en funcionamiento, y tiene una tercera que todavía está en proceso de construcción, que se llama Angra 3, y que se comenzó a construir en 1984; la cerraron en 1986 y la congelaron por más de dos décadas tiempo durante el cual se hizo una campaña antinuclear dirigida desde el extranjero; finalmente en el 2010 se echó a andar de nuevo, con la idea de que entrara en servicio para el 2015, pero a principios de este año todas las construcciones se detuvieron de nuevo, como parte de los ataques de la escuadra "anticorrupción" Lava Jato (operación Lavado de Autos) de los banqueros, que envió al presidente administrativo Othon Pinheiro, a la cárcel por 43 años. Actualmente está proyectado que la construcción de Angra 3 se termine completamente para entrado el 2020, a pesar de que está lista en un 60%.

Puesto que las compañías brasileñas que fueron contratadas para construir la planta están en una lista negra por haber trabajado en el proyecto con fines corruptos, Eletronuclear ha estado buscando por meses compañías extranjeras que estén dispuestas a asumir los contratos de construcción que le habían sido dados a esas compañías brasileñas. Barretto informó que Eletronuclear le ha hablado a otras compañías internacionales, pero solo los chinos están abiertos a conversar el asunto.

Barreto recalcó que por ley, las compañías extranjeras no pueden operar las plantas nucleares en Brasil; los contratos de los que estamos hablando son solo contratos de construcción.



La Conferencia Internacional del Espacio en China reúne a países en desarrollo

28 de noviembre de 2016 — La Academia Internacional de Astronáutica (AIA, uno de cuyos representantes habló en la conferencia reciente del Instituto Schiller en Berlín, Alemania) y la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC), con el apoyo de la Administración Espacial Nacional China (AEC) y la industria aeroespacial de China, celebraron una conferencia en Pekín el 25 de noviembre, titulada, "Simposio de la AIA sobre la cooperación internacional en el espacio para fomentar el desarrollo económico y social de los países en desarrollo". El simposio contó con la participación de 180 destacadas personalidades relacionadas con los programas espaciales, y hubo ponentes de Nigeria, Venezuela, Pakistán, Laos, Bolivia, Brasil, Perú, e Italia, además de un varios participantes de China. La gama de temas fue de los distintos puntos de vista de varios países sobre sus programas espaciales, hasta discusiones más detalladas sobre la aplicación de los avances en el espacio a la agricultura, el seguimiento de los terremotos, e incluso a la exploración espacial tripulada.

Un artículo noticioso en el sitio electrónico autorizado del gobierno de China, China.org.cn, informó sobre las declaraciones que hizo al margen de la conferencia, el presidente de la Corporación Industrial Gran Muralla China, Fu Zhiheng, la cual gestiona todos los contractos comerciales con otros países en lo referente al espacio. Fu dio un informe sobre los satélites que China construyó y puso en órbita para otros países, como Pakistán y Venezuela, y dijo que una de las atracciones para los clientes es que la Corporación Industrial Gran Muralla China ofrece "soluciones en paquete" para los países en desarrollo, que cubre el diseño, la manufactura, la puesta en órbita y el funcionamiento del satélite, e incluso el entrenamiento a las personas de ese país que van a manejar el satélite.

Asimismo, Fu comentó que, "además de los clientes tradicionales, nosotros le ponemos mucha atención a conseguir nuevos clientes. Por ejemplo, estamos poniendo gran empeño en entrar en el mercado espacial en el Oriente Medio, que está dominado por compañías de Estados Unidos y de Europa". Informó que han hecho "importantes avances" en esa región.