Estados Unidos se prepara para echar a la basura los destructivos programas espaciales de Obama

1 de diciembre de 2016

1 de diciembre de 2016 — El antiguo ejecutivo de la NASA y miembro del equipo del Congreso, Chris Shank, fue designado por Trump para integrar el “equipo de aterrizaje” (equipo de transición) para la NASA. El objetivo del equipo, explicó Marcia Smith es hacer “una revisión preliminar de la cartera de la agencia e identificar los problemas más apremiantes que va a tener que abordar de inmediato el próximo gobierno”. Usualmente, para la NASA no existen “problemas apremiantes”, pero sería mejor que se llevara a cabo rápidamente una revisión concienzuda y se restableciera la cordura. Durante casi ocho años, la Casa Blanca de Obama ha propuesto programas a los que se ha opuesto el Congreso, como fue la investigación sobre el cambio climático y la Misión para Redirigir Asteroides, y Obama ha recortado programas que el Congreso apoya, como los programas de viajes tripulados, un nuevo lanzacohetes, y la exploración planetaria y lunar.

Considerando en especial la lista negra que los desquiciados libre cambistas rabiosos estaban promocionando para el equipo de transición de la NASA, el nombramiento de Shank parece ser un signo positivo. Él formaba parte del equipo de miembros de la Comisión de Ciencias de la Cámara de Representantes. Lo que es más importante, él fue asistente especial del Administrador de la NASA Mike Griffin del 2005 al 2009, cuando Griffin encabezaba el programa Constelación. Después, Shank trabajó en el Laboratorio de Física Aplicada y después en el Honeywell Aerospace. También prestó servicio durante 11 años en la Fuerza Aérea.

Incluso en este momento en que el tema en Washington es la fluidez de la transición el Congreso insiste en mantener a la NASA bajo presión. Los dirigentes del Partido Republicano (GOP) de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Espacial de la Cámara de Representantes le enviaron una carta al Administrador de la NASA, Charlie Bolden, en donde cuestionan el argumento que puso en su sitio electrónico la NASA el 16 de noviembre, en el sentido de que la comunidad científica apoya ahora la Misión para Redirigir Asteroides (ARM) repudiada universalmente. Esta misión propone arriesgar la vida de astronautas para que vayan a observar un asteroide, algo que ya ha realizado sin problemas una nave espacial robótica. La misión fue diseñada por el gobierno de Obama para darle algo que hacer a los astronautas en el período de 15-20 años en los cuales supuestamente la NASA se prepara para sus misiones imaginarias a Marte.

En carta a Bolden, el presidente de la Comisión, Lamar Smith y el presidente de la Subcomisión Espacial, Brian Babin, ambos de Texas, repasan los estudios que llevaron a cabo equipos de asesores científicos independientes, críticos del programa y piden toda la documentación que respalde su aseveración de que ahora tiene apoyo esta misión.

Dado que prácticamente solo la Casa Blanca estaba promoviendo la misión ARM, es posible y quizá probable, que el programa vaya a expirar cuando expire el gobierno.