Schumer: Listos para trabajar con Trump, rápido, en el plan de infraestructura por $1 billón de dólares

4 de diciembre de 2016

3 de diciembre de 2016 — En una entrevista que circuló ampliamente en toda la prensa del estado de Nueva York, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dio un paso para acelerar la acción sobre el plan nacional de inversión de $1 billón de dólares en infraestructura nueva que prometió el Presidente electo Donald Trump durante su campaña electoral.

Schumer le dijo al portal noticioso Syracuse.com que los demócratas "están listos para trabajar con el gobierno entrante para aprobar un importante proyecto de ley de infraestructura con un billón de dólares en fondos federales reales. Esto se puede hacer en los primeros 100 días del nuevo Congreso". El periódico informa que Schumer planteó "financiamiento federal directo y substancial", y nada de "truculencias".

"Schumer le dijo a Trump en una reunión privada que su plan [de Trump] llevaría solo a inversiones en los proyectos más redituables y podría ocasionar cuotas y peajes significativamente más grandes en las carreteras y puentes privados. El senador dijo que le comunicó a Trump que 'el proyecto de ley tiene que ser más enérgico y más atrevido que nunca. Los créditos fiscales simplemente no van a funcionar' ".

Estás críticas son muy certeras, y no impedirán una colaboración exitosa para comprometer $1 billón de dólares en inversiones de infraestructura durante tres años. Pero hay problemas importantes, que se tienen que atacar desde el punto de vista del paquete de las "Cuatro leyes para salvar a Estados Unidos" que conceptualizó Lyndon LaRouche, director fundador de EIR.

En primera lugar, la propia idea de Schumer sobre cómo generar financiamiento federal para esta gran inversión, es también un tipo del "regalo fiscal" que el ataca en el plan de Trump, elaborado por su presunto Secretario de Comercio, Wilbur Ross. Schumer especifica una tasa tributaria especial muy baja para las compañías que repatríen el efectivo que tienen colocado en cuentas bancarias extraterritoriales para evadir impuestos.

En segundo lugar, y más importante, Schumer no ha hablado hasta ahora de nada "enérgico y atrevido", más que de ampliar los caminos, nuevos sistemas de alcantarillas municipales, y desarrollo ferroviario localizado. Ni él ni Trump están en el universo de la verdadera frontera tecnológica y científica para el desarrollo de la "infraestructura", la cual de pos sí eleva la productividad general de la economía.

Y en tercer lugar, no hay ninguna orientación hacia los nuevos bancos de desarrollo internacional iniciados por China, que ya ha invertido $1 billón de dólares o más en nueva infraestructura económica en cada uno de los últimos 10 años.