Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Italia: ¿Fue Putin otra vez?

6 de diciembre de 2016
El Presidente Putin de Rusia y el Primer Ministro Mevdédev luego del Informe a la Nación ante la Asamblea Federal del Estado, el 1 de diciembre de 2016.

6 de diciembre de 2016 — A diferencia de la histeria que todavía continúa en Estados Unidos, nadie está diciendo que Rusia arregló las máquinas para votar que utilizaron los italianos para derrotar abrumadoramente al referéndum que quería entregarle sus leyes, tribunales y legislatura a la Unión Europea. Pero el promotor del referéndum, el primer ministro italiano Renzi, quedó igualmente de derrotado y de renunciado.

Como lo observó el Presidente Putin de Rusia el mismo domingo en una entrevista por televisión: "Vivimos hoy en tiempos diferentes... El equilibrio global está cambiando gradualmente". Obama perdió de nuevo; otro líder al que había alabado de manera pródiga, ha aceptado la derrota ante "el nuevo paradigma".

Ese nuevo paradigma rechaza al antiguo —el del imperialismo financiero británico, en última instancia— al que había servido Obama, el que sacrifica las economías nacionales ante los mercados financieros globales y sus instituciones; que sacrifica las industrias ante los tratados de "libre comercio"; que derroca a los gobiernos no deseados tildándolos de "dictatoriales", mediante guerras permanentes. Irónicamente, fue el electorado británico el que comenzó el rechazo —que ahora se difunde por todos los países transatlánticos— a este paradigma de "globalización".

El nuevo paradigma lo representan los casi 70 grandes proyectos de infraestructura nueva en que participa China, en su financiamiento y en su construcción, en naciones de Eurasia, África y Sudamérica, y potencialmente en Norteamérica también cuando Obama deje de ser obstáculo.

Se podría expresar pronto en la forma en que Putin está forzando una resolución de la guerra en Siria que tiene el propósito de un cambio de régimen; y que el impulso de desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda de China llegue también al Oriente Medio. La Unión Europea misma se ha doblegado a este "equilibrio en cambio", y este lunes 5 ofreció un Plan B para ayudar a financiar la reconstrucción de Siria y retirar la exigencia de que renuncie Bashar al-Assad.

La elección de Donald Trump es una apertura para la lucha por este nuevo paradigma en Estados Unidos; él fue electo por el rechazo a toda la vieja política de globalización, y comparte algunos objetivos de la nueva.

Pero la esperanza de Estados Unidos y de toda Europa para este nuevo paradigma, reside en la campaña por la implementación de "Las cuatro leyes económicas para salvar a Estados Unidos" de Lyndon LaRouche, que esta llevando a cabo el Comité de Acción Política de LaRouche.