Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Siria está punto de ser liberada. ¿Será destruido para siempre el instrumento británico del terrorismo?

8 de diciembre de 2016
Fuerzas "Tigre" del Ejército Árabe Sirio y civiles en Alepo, Siria, 7 de diciembre de 2016. [twitter/MIG29_]

8 de diciembre de 2016 — En el 75avo Aniversario del ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 —"una fecha que vivirá en la infamia", como declaró Franklin Roosevelt— una conmoción similar se difunde por Estados Unidos, y por el mundo, en tanto que el imperio británico enfrenta su posible final. Política, económica y estratégicamente, el imperio está temblando, y el Monte del Olimpo se desmorona a sus pies.

Políticamente, el rechazo abrumador de la población italiana al referendo dictado por la Unión Europea (UE) para entregarle el país a los burócratas de Bruselas que actúan a nombre de los bancos de la City de Londres, es un golpe más en la serie que comenzó con el Brexit, la victoria de Trump, la de Fillon en Francia, y la de Duterte en las Filipinas, y transmite la sensación en todas partes de que la "globalización" británica del mundo bajo el control de los banqueros está llegando a su fin.

Económicamente, el esfuerzo frenético para mantener a flote a los bancos europeos a través de mayor impresión de dinero orgánico, o "Emisión Cuantitativa" (EC), de más rescates internos (bail-in) y externos (bail-out) —los mismos esfuerzos fracasados que utilizaron Bush y Obama en Estados Unidos— cada vez se reconocen más como un encubrimiento para la destrucción de los niveles de vida de la población, el cierre de los empleos productivos y de la productividad misma para salvar a los especuladores. Pero además, ¡ni siquiera funciona para salvar a los bancos!

Estratégicamente, las guerras de "cambio de régimen" de Bush, Blair, Cameron y de Obama, por todo el Medio Oriente, que les ha entregado un país tras otro a las bestiales pandillas terroristas, está llegando a su fin en los campos de batalla de Siria. Alepo está a punto de ser liberada de al-Qaeda y del EIIS, ambas creaciones de las monarquías británica y saudí. Como lo señaló acertadamente el coronel (retirado) Pat Lang en su blog Sic Semper Tyrannis: "Lo que ha sucedido en el caldero de la guerra civil es que ha aparecido una fuerza nueva en Levante. Existe un nuevo Ejército Árabe Sirio gracias al entrenamiento, equipamiento y asesoría de Rusia".

Para consolidar más este rechazo a la política imperial británica, Donald Trump declaró antier en Carolina del Norte, en la formulación más fuerte que ha hecho hasta ahora, que: "Vamos a parar esa carrera de tumbar regímenes extranjeros de los que no sabemos nada; algo en lo que no debimos estar metidos. Este círculo destructivo de intervención y caos tiene que acabar finalmente... Buscamos la armonía y buena voluntad entre las naciones del mundo".

El fundamento para esa armonía es lo que ha presentado en detalle el Informe Especial de EIR La Nueva Ruta de la Seda se vuelve el Puente Terrestre Mundial, que ahora circula a nivel mundial en inglés, chino y árabe. Durante la última semana, dos dirigentes políticos de China, Patrick Ho, ex Secretario de Vivienda de Hong Kong, y la viceministro de Relaciones Exteriores Fu Ying de China, le dijeron a sendos públicos estadounidenses en Washington y en Nueva York que el Presidente electo Trump tiene el potencial de juntar a China y a Estados Unidos en una perspectiva constructiva mundial, uniéndose a los proyectos de Xi Jinping de la Ruta de la Seda, de una Franja una Ruta, y aceptando el ofrecimiento para la cooperación del Presidente Xi, el cual Obama ha rechazado para optar por la confrontación militar con China y con Rusia.

Trump ha dejado bastante en claro que se propone trabajar con el Presidente Putin para derrotar al terrorismo, y en otras áreas que se van a determinar. Ayer hizo otro gesto positivo hacia Pekín, al nombrar al gobernador de Iowa, Terry Branstad, como el próximo embajador a China. Branstad es amigo personal cercano del Presidente Xi Jinping, derivado de las varias visitas de Xi a Iowa a través de los años.

Para juntar verdaderamente a Estados Unidos en una relación de cooperación con Rusia y con China, se tiene que resolver la bancarrota del sistema bancario transatlántico, de preferencia antes de que ocurra una crisis de desintegración descontrolada. Esto exige una reinstitución inmediata de la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, para eliminar la burbuja de los derivados financieros que no tienen ningún valor real y que está llevando a la economía real hacia el infierno.

Varios grupos de organizadores de la Costa Este de EU se encuentran ahora en Washington, DC, para darle a los generalmente despistados miembros del Congreso de EU, las directrices necesarias para que se unan al fermento revolucionario mundial, para acabar con la dictadura financiera del imperio británico a través de la Glass-Steagall y de la restauración de un programa de crédito hamiltoniano dirigido para la industria, la agricultura, la infraestructura, la energía de fusión y la exploración espacial. El poder de hacerlo está en nuestras manos en este momento, un momento que también "vivirá en la infamia" si fracasamos. Como en 1941, todos los patriotas de todas las naciones y ciudadanos del mundo, tienen la oportunidad de cambiar la historia para mejorar, uniéndose a esta lucha histórica internacional para crear una civilización digna de la dignidad de todos los hombres y mujeres.