Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Alepo liberada

13 de diciembre de 2016
(foto twitter.com/AlalamChannel)

13 de diciembre de 2016 — El lunes 12 de diciembre, el Ejército Sirio declaró oficialmente la victoria sobre los terroristas que ocupaban Alepo, desde hace cuatro años. El triunfo se logró luego de 24 días desde que el gobierno sirio, con el apoyo del gobierno ruso, se decidieron a tomar la ciudad por completo. Emprendieron una campaña decidida a pesar de la oposición perpetrada por Londres, París, Washington y Arabia Saudita, quienes respaldaban a los terroristas “moderados” en el terreno, y han realizado una campaña de mentiras y de hostigamiento en las Naciones Unidas y en el resto del mundo a través de los medios de comunicación a su disposición.

La agencia noticiosa oficial siria SANA, difundió un video del Presidente Bashar al-Assad congratulando a las tropas sirias en sus posiciones en Alepo. En principio, la victoria tuvo un horrible costo de sufrimiento y pérdida de vidas, pero la gente está celebrando el triunfo.

Cabe señalar la necesidad de un Plan Marshall para la región, o el “Plan Fenix” de los Cinco Mares para la reconstrucción de Siria y de toda la región, como lo desarrollaron Hussein Askary y Ulf Sandmark, y que ha difundido el Instituto Schiller.

Durante la última semana, en medio de las últimas batallas intensas por Alepo, el Enviado Especial de China para Siria, Xie Xiaoyan, estuvo en Damasco el 8 de diciembre, para deliberar sobre las operaciones de ayuda humanitaria en Alepo, junto con otros planes de ayuda para el país desgarrado por la guerra. Mientras tanto, en la sede del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, China se puso de lado de Rusia y otras naciones en contra de la fraudulenta resolución de cese al fuego en Alepo, que propusieron la Casa Blanca de Obama, Londres, los saudíes y Francia, en un intento por mantener a Alepo bajo el poder de los terroristas de Al-Qaeda y el EIIS.

En los propios Estados Unidos, la campaña histérica en contra de Rusia y el Presidente Putin están tomando auge en los medios informativos controlados, diseminando la mentira de que los hackers del gobierno ruso han interferido en las elecciones de Estados Unidos a favor de Donald Trump. Esto es la secuela del informe que filtró la CIA la semana pasada, en el sentido de que tienen pruebas “secretas” de que Rusia es el autor de estas obras y que se ha convertido en un adversario peligroso, con Putin como cabecilla, y que es un criminal de guerra en Siria, (no el EIIS ni Al-Qaeda).

Luego de ser informado al respecto, Lyndon LaRouche comisionó la elaboración de una cronología de esta campaña de mentiras, que se remonta al pasado julio de este año, cuando WikiLeaks publicó los emails del Partido Demócrata donde se muestra que el comité Nacional Demócrata estuvo coludido con la campaña de Hillary Clinton para favorecerla y para acabar con la campaña de Bernie Sanders. Como consecuencia, la entonces presidenta del CND, Debbie Wasserman Schultz, tuvo que renunciar antes de la Convención Demócrata. La pandilla de Obama y de Clinton desde ese momento, en especial desde que perdieron la elección presidencial, han tratado cada vez más de desviar la atención del rechazo popular por sus varios delitos, con la campaña de satanización de Rusia y de Putin.

Esto solo se puede entender, dijo LaRouche, como un fraude británico, un esfuerzo de la monarquía para proteger a Obama e impedir que los planes de Londres y Wall Street se vayan por el desagüe. Toda esta campaña histérica en contra de Rusia se tiene que ver en el contexto global del derrumbe del sistema estadounidense bajo Bush y Obama, y del derrumbe del propio imperio británico, así como de las oportunidades que se han abierto en Eurasia y ahora el triunfo en Alepo.