Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: Las palabras de Obama son una amenaza de matar

20 de diciembre de 2016
El Presidente Obama peleando por el TTP en una reunión de la Junta Demócrata de la Cámara de Representantes en el Capitloio, en junio de 2015. Foto: Whitehouse.gov

19 de diciembre de 2016 — El pasado viernes 16, en una entrevista difundida a nivel nacional del programa Morning Edition de la radio pública nacional, NPR, supuestamente en respuesta a los alegatos de que los rusos hackearon al Comité Nacional Demócrata (DNC), el Presidente Barack Obama declaró amenazador que "yo creo que no hay duda de que, cuando cualquier gobierno extranjero trata de afectar la integridad de nuestras elecciones, tenemos que tomar medidas, y lo vamos a hacer, en el momento y lugar de nuestra elección. Algunas de ellas pueden ser explícitas y públicas; algunas no. Pero el señor Putin está muy conciente de mis sentimientos sobre esto, porque yo hablé con él directamente al respecto".

LaRouche dijo que "estas palabras son una amenaza para asesinar personas de importancia. Esto es lo que su padrastro le enseñó". LaRouche hizo un llamado a los ciudadanos a "vigilar a este tipo, para que no mate". Públicamente, está amenazando al mundo. "Las naciones del planeta están amenazadas por el plan de Obama de asesinar gente en masa".

Luego en su rueda de prensa en la Casa Blanca, esa misma tarde, Obama repitió su amenaza contra el "hackeo ruso". Dijo que le dijo a Rusia "que cese, y le indiqué que habrán consecuencias cuando lo hagan... Nuestra meta sigue siendo transmitir un mensaje claro a Rusia". Más aún, Obama estuvo de acuerdo con el corresponsal de la CNN en la Casa Blanca, en que "el Presidente piensa que Vladimir Putin autorizó el hackeo".

El propio señalamiento sobre la interferencia rusa en las elecciones huele bastante mal, dado que mes tras mes, no se ha presentado ninguna evidencia que pueda demostrar la culpabilidad de Rusia, sino únicamente las afirmaciones repetidas incesantemente. El mismo viernes 16, el vocero presidencial de Rusia, Dmitry Peskov, dijo que Estados Unidos debe dejar de acusar de intervención a Rusia sin ningún fundamento. "Deben de dejar de hablar del asunto, o presentar alguna prueba al respecto".

El jueves 15, los funcionarios de inteligencia del gobierno de Obama se negaron rotundamente a presentarse ante el Congreso, cuando la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes los citó para que presentaran las pruebas en una sesión cerrada. Hay ya muchas instancias de que otras agencias de inteligencia no coinciden con la conclusión del director de la CIA, John Brennan, sobre el hackeo ruso.

El peligro está en la predilección que tiene Obama por el asesinato, y del hecho de que muy pronto estará fuera del puesto, donde no tendrá ni facultades ejecutivas ni protección del posible procesamiento judicial por sus crímenes.

Vean nomás los antecedentes de Obama. Primero, sus reuniones de los martes para seleccionar de una lista los objetivos que serán asesinados con los drones. Luego, el despliegue sistemático y constante de hombres y mujeres estadounidenses para que vayan a encontrar su perjuicio o su muerte en el servicio militar durante los 16 años de guerras británicas de Bush y Obama para tumbar gobiernos (en Iraq, Afganistán, Libia, Siria, etc.). En los Estados Unidos, hay una enorme masa de ciudadanos que padecen y mueren por el desastre económico de Obama, al que él llama "recuperación exitosa". Lo que está por las nubes, es la cifra de muertos por sobredosis producto también de la política de Obama.

Vean el historial de Obama. El pasó por los asesinatos desde su propia crianza, como lo ha señalado LaRouche varias veces. Su padrastro, Lolo Soetoro, en Indonesia, fue un operativo asesino en la matanza y subversión de 1965 y 1966 para derrocar al gobierno del Presidente Sukarno. Obama escribió en su autobiografía de cómo aprendió durante esa época, que matar al débil es lo que hacen los fuertes. (Dreams from My Father) (Sueños de mi padre).

LaRouche destacó que "a nivel internacional ahora mismo, hay gente que dirige un programa mundial para el desarrollo y la paz", la Nueva Ruta de la Seda euroasiática, con el Presidente Xi Jinping, junto con el Presidente Putin y otros,"pero Obama no quiere dejar que las cosas sigan adelante pacíficamente. Van a matar; entonces viene el problema, y es un caos sangriento". LaRouche subrayó que "las señales están por todos lados. Obama lo ha dejado muy claro".

LaRouche exhortó a tomar acciones para advertir a la gente. "Obama ha hecho esfuerzos repetidos para mostrar su disposición para matar a gran escala en Estados Unidos y en otras naciones". Lo que se tiene que hacer, es "clausurar a Obama", para evitar lo que pretende hacer.