Estalla México ante una escalada del 20% en el precio de la gasolina

10 de enero de 2017

9 de enero de 2017 — El Presidente mexicano Enrique Peña Nieto empezó el año nuevo con un aumento del 20% en el precio de la gasolina, la cual califica de “medida responsable” y parte de un plan anual de aumento “gradual” de precios en varios frentes. En respuesta, estallaron las protestas, los saqueos y la violencia en contra de la medida, dentro de lo que parecen ser saqueos y otros despliegues bien organizados, tipo revolución de color. Por ejemplo, en la Ciudad de México, los medios sociales ayudaron a organizar ataques instantáneos de manifestantes encapuchados que saquearon 23 tiendas y bloquearon 27 carreteras solo el miércoles 4.

El jueves 5 se intensificaron las protestas. Según el Daily Beast, fueron asesinadas dos personas y más de 600 arrestadas en las protestas a nivel nacional. Entre los muertos se cuenta “un policía que fue asesinado el jueves cuando fue arrollado tratando de parar a los saqueadores en una estación de gasolina en la Ciudad de México... En Veracruz, un transeúnte fue arrollado por un vehículo que trataba de huir de la policía después de saquear una tienda, dijeron las autoridades”.

Ha habido también bloqueo de carreteras que conectan a la Ciudad de México con otras ciudades en el centro de México, como Puebla, Pachuca, Cuernavaca, Morelos y Guadalajara, así como también disturbios en esas y otras ciudades. Han pedido la intervención del ejército para que ayude a sofocar las protestas, lo que indica el nivel de preocupación.

Muchos de los manifestantes están atacando al Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, a quien consideran como un grave peligro para México, con sus llamados a cerrar la frontera, revocar el TLCAN etc. Trump publicó ayer un tuit donde dice que no se le va a permitir a la Toyota inaugurar una nueva planta para producir carros en México y exportarlos a Estados Unidos, sin pagar altos impuestos fronterizos. Hace unos días, la Ford Motor Company anunció la cancelación planeada de una nueva planta por $1,600 millones de dólares en México.

El Presidente Peña Nieto, en mensaje a la Nación el día 5, explicó que el alza en el precio de la gasolina fue una decisión “proveniente del exterior” porque el precio internacional ha venido aumentando. Dijo que no tuvo otra alternativa. “¿Qué hubieran hecho ustedes?”, se preguntó.

Esa pregunta la contestó hace dos años el Movimiento Ciudadano LaRouchista en México, que publicó el 28 de noviembre del 2014 una declaración política titulada “¿Quién quiere desatar una revolución de color para derrocar al gobierno de Peña Nieto en México y por qué?”. El documento explica que la única forma en que Peña Nieto pudiera derrotar la planeada revolución de color en contra de México, es iniciando un programa en grande de desarrollo económico mediante proyectos conjuntos con China y su programa de la Nueva Ruta de la Seda. En ese entonces China le había ofrecido este tipo de proyectos a México, entre otros, un ferrocarril de alta velocidad, pero Peña Nieto los rechazó, bajo una enorme presión de la Casa Blanca de Obama, la monarquía británica y los bancos de Wall Street; las mismas fuerzas que ahora están imponiéndole al país el alza en los precios de la gasolina y que han desatado una violencia generalizada.