Assange devela el informe fraudulento de la DNI sobre el dizque hackeo ruso a las elecciones de EU

10 de enero de 2017

10 de enero de 2017 — El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, calificó el pasado 5 de enero en una declaración como una “verdadera vergüenza” para los servicios de inteligencia de Estados Unidos, el informe de las 5 agencias de inteligencia estadounidenses sobre el supuesto hackeo ruso de las elecciones presidenciales en Estados Unidos; en una extensa conferencia de prensa que ofreció por Internet, abierta para el público en general.

Primero que todo, dijo Assange, el informe que presentaron las agencias de inteligencia de EU, no es un “Informe de Inteligencia”, ni siquiera un Resumen Diario para el Presidente.

“Claramente, no es más que un boletín de prensa, diseñado con objetivos políticos. Ya hemos visto antes esto en los servicios de inteligencia de EU”, dijo Assange, y se refirió a antecedentes tales como la resolución sobre el Golfo Tonkin, el informe de armas de destrucción masiva en Iraq, etc. “Obama ha politizado la inteligencia de Estados Unidos”, observó Assange. De las 20 páginas del informe, explicó Assante, solo cinco son un análisis; las demás páginas anexas están tomadas de la oficina del Centro de Fuente Abierta de RT, compiladas por el sector de la CIA que le da seguimiento a las noticias y medios extranjeros y que hace un informe de eso.

No es de sorprender que la encuesta en Twitter que hizo John Harwood en MSNBC.com fue interrumpida cuando, luego de obtener 85,000 respuestas, arrojó como resultado que 83% de los encuestados le cree a WikiLeaks, y solo un 17% le cree a los funcionarios de inteligencia de EUA.

Los email más recientes de Podesta, el dirigente de la campaña de Hillary Clinton, que se citan en el informe, fueron de marzo de 2016, señaló Assange. Pero según las agencias de inteligencia de Estados Unidos y el propio Comité Nacional Demócrata (CND) dicen que Rusia empezó a hackearlos desde 2015, pero “Trump no era un candidato de importancia en ese entonces”, explica Assange. La prensa trató de mezclar las publicaciones que hizo Wikileaks y los supuestos hackeos del CND con el sistema de votación de Estados Unidos.

Pero Wikileaks nunca dijo que no sabía quienes eran sus fuentes, recordó Assange; más bien, “nuestras fuentes no son de ningún sector estatal”, fue lo que dijeron entonces.

Cuando le preguntaron a Assange si las acciones de WikiLeaks significaban un respaldo a Trump, Assange dijo que “la población estadounidense le ha dado la espalda a las élites, y las vio que atropellaban a Trump, y de este modo, la población apoyó a Trump. Trump ha designado a un poco de miembros del gabinete deficientes, y algunos interesantes. Eso ha relajado la situación en Washington. Hillary significaba una consolidación del régimen existente. Obama persiguió a los periodistas, tres veces más que otros, utilizando la Ley de Espionaje. Estados Unidos es un imperio, con 700 bases militares en todo el mundo. Ahora hay una posibilidad de reforma de esas agencias de inteligencia, con los republicanos por un rato.

Assange señaló para concluir que la orquestación del informe del director de inteligencia nacional, Clapper, tenía como propósito marginalizar la respuesta de Trump. Lo tenían listo para el jueves 5 de enero y se lo pasaron a Obama. El periódico Washington Post y el Comité Nacional Demócrata también recibieron una copia. Trump no estaba programado para recibir una copia sino hasta el viernes en la tarde, a la “hora muerta” de las noticias, cuando WikiLeaks obtuvo su copia.