Embajada rusa en Londres: No hay tal cosa como un “ex” MI6

14 de enero de 2017

14 de enero de 2017 — La embajada de la Federación Rusa en Londres, ha señalado en una serie de tuits que el servicio de inteligencia británico MI6 está involucrado, no solo en la elaboración del marrullero expediente sobre Donald Trump, sino en una operación en marcha contra él y contra el gobierno de Rusia.

En un tuit que se publicó el 12 de enero, la embajada señaló que “los del MI6 nunca son ‘ex’. Accionan en ambos bandos, contra Rusia y contra el Presidente de EU”. Asimismo, en respuesta a la solicitud del tabloide Daily Mail sobre el mentado expediente, la embajada respondió: “Tenemos preguntas obvias. No las planteamos al gobierno de SM [Su Majestad], dado que nuestra relación oficial está congelada. El tuit refleja el estado de ánimo en Rusia y habla por sí mismo”.

La embajada no se ha andado por las ramas para identificar lo que está detrás de las fantásticas imputaciones contra Tump y el Presidente Vladimir Putin de Rusia. A principios de la semana, publicó un artículo en su portal electrónico donde acusa directamente al “HMG” (siglas en inglés de “Gobierno de Su Majestad”) de que se encuentra en preparación el lanzamiento de una cacería de brujas oficial en contra de Rusia, al estilo de la que tiene Obama contra Rusia, y que contempla informar al gobierno entrante de Trump en contra de Rusia.

“Parece que las élites de Occidente van a hacer todo lo imposible para salvar su mundo con su Consenso de Washington, Davos y la austeridad, pese a que ya no beneficia a nadie más”, afirma el artículo.

En otros tuits publicados el día 13, la embajada escribió: “El MI6 se ha coludido con los neoconservadores para rescatar el status quo e imponer los programas de las élites occidentales por la puerta trasera”, y reprende al diario Financial Times por su alarmismo con la supuesta “sumisión de EU al Kremlin”.

Desde Moscú, el vocero Dmitry Peskov dijo el día 13 que el Kremlin considera cerrado el caso del expediente Trump.

“Ya dijimos todo lo que podíamos sobre ese informe. Dijimos que difícilmente se le puede llamar informe. Se acabaron nuestros comentarios sobre estas noticias fraudulentas... [generalmente] no discutimos sobre noticias falsas tanto tiempo... No es correcto prestar tanta atención a esto, que se ha hecho en Estados Unidos. Todo mundo allá se ha portado muy emotivo últimamente”.