Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Británicos furiosos de que EU se pueda unir con China y Rusia en procura del “destino común de la humanidad”

16 de enero de 2017
Reunión del Presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, y el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, el 15 de octubre de 2016 en Benaulim, India.

16 de enero de 2017 — El Presidente Xi Jinping de China llegó el domingo 15 de enero a Suiza en una visita de Estado a esa nación y para participar en el Foro Económico Mundial en Davos, donde dará el discurso principal el martes 17. Es una ironía muy especial en muy esperado discurso de Xi ante esa institución, ya que Davos es quizás el foro internacional emblemático del orden imperial moribundo que se viene sustituyendo rápidamente por el Nuevo Paradigma bajo el liderato de Xi y del Presidente Vladimir Putin de Rusia.

La agencia china Xinhua publicó un artículo este domingo 15 en el que da un avance preliminar de los temas centrales que se espera Xi tocará en su discurso, con relación al contenido de ese nuevo orden emergente. “Una comunidad de destino común, un hogar compartido para la humanidad. Desde la primera vez que Xi propuso este concepto a fines de 2012, ha pasado a dar forma al enfoque de China hacia la gobernanza global”, señala Xinhua. La iniciativa de La Franja y la Ruta, el concepto de la cooperación donde todos ganan, y “un nuevo concepto de seguridad” para fomentar la seguridad universal, forman parte integral del programa de Xi. Xinhua cita a Tanq Qifang, un investigador del Instituto de Estudios Internacionales de China, quien explica que “el concepto de una comunidad de destino común trasciende todo tipo de diferencias en la sociedad humana y apunta a los mayores beneficios posibles para todos”.

Dado que no tiene nada que perder, el imperio británico anda furibundo por las declaraciones del Presidente electo de Estados Unidos Donald Trump, en el sentido de que se propone normalizar las relaciones con China y con Rusia, como lo dejó otra vez en claro en la entrevista que le publicó el Wall Street Journal el viernes 13. Los británicos han salido al descubierto desenfrenadamente para tratar de incapacitar a Trump y torpedear cualquier acercamiento con Rusia en particular. Como lo confesó el diario londinense Guardian, los británicos “temen que una relación más a fondo entre Estados Unidos y Rusia con Trump tiene el riesgo de dejar a Gran Bretaña en la estacada”.

Lyndon LaRouche comentó este domingo que con “la manera que él [Trump] sigue adelante ahora, va a haber un cambio grande internacionalmente. Ahora bien, no se trata de Trump solamente. Se trata de otros elementos en el sistema que se están juntado para poner en juego una fuerza que dominará el planeta. No porque estén utilizando puños, sino porque utilizan el cerebro. Yo siempre he preferido el cerebro a los puños”, señaló LaRouche.

Helga Zepp-LaRouche explicó que lo que los británicos “tratan de intentar contra Trump es una revolución de color”. Trump ha sido objeto de toda una campaña de mentiras y de noticias fraudulentas similar a lo que los británicos orquestaron de manera encuberta durante décadas para atacar a Lyndon LaRouche como su enemigo mortal. Hay una acción que se puede dar para poner fin a la revolución de color, declaró Zepp-LaRouche: Señalar que lo que se hizo a Lyndon LaRouche fue la mayor injusticia, por lo cual Estados Unidos como nación ha pagado muy caro por décadas, e implementar de inmediato las Cuatro Leyes de LaRouche, empezando con el regreso a la Ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt.

Esto es así porque alrededor del mundo, a los más altos niveles de gobierno, agregó Helga Zepp-LaRouche, como nos lo han dicho directa y repetidamente, “Lyndon LaRouche es visto como el único estadounidense en el que se puede confiar; simplemente porque él ha demostrado que es un ciudadano del mundo y un patriota estadounidense. Él siempre ha estado en este nivel del que habla ahora Xi Jinping”, de la comunidad de destino común de toda la humanidad, declaró Helga Zepp-LaRouche.