Un vistazo a John Brennan, la BBC y el “equipo para tumbar a Trump”

18 de enero de 2017

17 de enero de 2017 — Después de que el domingo 15 de nuevo amenazara el director de la CIA de Obama, John Brennan, al Presidente entrante Donald Trump —de que “debería de poner más atención... necesita ser muy pero muy cuidadoso” con eso de andarse rebelando contra las evaluaciones de la “comunidad de inteligencia” de que Rusia es una amenaza significativa para Estados Unidos— Trump se preguntó en un tuit: ¿Fue Brennan el “filtrador de las noticias falsas?”.

Brennan dio bastantes motivos para pensar esto en su entrevista del domingo con Chris Wallace del noticiero Fox. Cuando Wallace lo presionó sobre si la comunidad de inteligencia tenía información, no rumores, sino información, sobre los contactos entre el entorno de Trump con asociados al Kremlin durante la campaña electoral, Brennan trató de resistirse a decir no; reparó que si hubiera encontrado dicha información en el transcurso de la “recopilación fortuita” de inteligencia, tal información se compartiría con el FBI. No pudo decir más.

Un artículo presentado por el corresponsal de la BBC de Londres, Paul Wood desde Washington, DC, el 12 de enero, se burla de los alegatos esquivos sobre “recolección fortuita”. Según la detallada reseña de Wood, Brennan creó un equipo especial de entre seis agencias (el FBI, el Departamento del Tesoro, Departamento de Justicia, CIA, Oficina del Director de la DNI y la Agencia de Seguridad Nacional, NSA) en algún momento antes de junio del 2016, con el fin de maquinar un caso sobre dinero ruso que iba a la campaña de Trump y al mismo Trump.

El pretexto de Brennan para la operación fue la supuesta información que él recibió en abril del 2016 de “una agencia de inteligencia de uno de los Estados del Báltico” de que dinero del Kremlin se estaba destinando a la campaña de Trump.

Su “información” era tan pobre que hasta el mismo Tribunal FISA (Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera) rechazó las solicitudes del equipo especial de Brennan de permisos para llevar a cabo intercepciones pertinentes, primero en junio y después en julio. No fue sino hasta su tercer intento, el 15 de octubre, que se encontraron con un juez FISA que les diera la luz verde para interceptar bancos rusos que supuestamente eran los vehículos del dinero, informó Wood.

Wood no esconde el hecho de que su artículo para la BBC fue escrito para reforzar el ya desacreditado fraude de 35 páginas circulado por el “ex” miembro del MI6 Christopher Steele, y que fue escrito en complicidad con la CIA de Brennan.

“Yo entiendo que la CIA crea que es creíble que el Kremlin tiene tales kompromat —o material comprometedor— sobre el próximo comandante en jefe de EU”, escribe Wood al inicio de su artículo. Funcionarios de la CIA en servicio activo, que tienen que ver con el archivo del caso, le confirmaron a Wood, mediante intermediarios, que existe “más de una grabación”, “audio y video” sobre “más de una fecha” en “más de un lugar” en Rusia “de naturaleza sexual”. Wood reconoce de pasada que esas acusaciones no tienen fundamento, pero, escribe, “no se trata solo de sexo, sino también de dinero”.

Por lo tanto, se creó el equipo especial de Brennan, afirmó Wood, específicamente para sacarle la vuelta a las restricciones fastidiosas a que la CIA actúe domésticamente en contra de ciudadanos estadounidenses. ¿Su fuente sobre la información para la orden bajo la FISA? Esa “me la dieron varias fuentes y fue corroborada por alguien a quien identificaré solo como un alto miembro de la comunidad de inteligencia de EU. Él no dijo nada por su cuenta (entregar información clasificada es ilegal) pero si pudo negar o confirmar lo que yo había escuchado de otras fuentes”.