Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Xi en Davos: No tengan miedo de explorar un nuevo mundo

18 de enero de 2017
El Presidente de Rusia Vladimir Putin con el Presidente de China Xi Jinping en una reunión de julio de 2015. [en.kremlin.ru]

18 de enero de 2017 — Con todos los ojos del mundo encima, el Presidente de China Xi Jinping dio el discurso magistral en el Foro Económico Mundial de Davos, el 17 de enero, donde planteó lo que su Ministro de Relaciones Exteriores caracterizó como “un plan de acción para el progreso futuro de la sociedad humana”.

Xi dijo que la crisis financiera mundial sucedió a causa de que “el capital financiero sacó ganancias excesivas y las regulaciones financieras no hicieron nada”, y cada vez hay más llamados en el mundo para llevar a cabo una reforma fundamental. Xi presentó la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China como un ofrecimiento abierto a todas las naciones, porque “el desarrollo es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, y se basa en una cada vez mayor productividad debido al desarrollo de la ciencia y de la tecnología; asimismo, puso de relieve que la historia del hombre “nos dice que no se debe temer a los problemas, sino que se deben enfrentar... Si uno tiene miedo de la tormenta y de explorar un nuevo mundo, se van a hundir en el océano tarde o temprano”.

La total bancarrota intelectual y moral del viejo paradigma moribundo la reflejó muy bien un aturdido representante de ese paradigma en Davos, Moisés Naim, del Instituto Cargenie, quien solo pudo balbucear que “hay un consenso de que algo enorme está sucediendo, a nivel global y en muchos aspectos sin precedentes. Pero no sabemos cuáles son las causas, ni cómo enfrentarlo”.

Pero Xi Jinping y Vladimir Putin si lo saben, al igual que Lyndon LaRouche y los estadounidenses lo suficientemente listos que se guían con su pensamiento científico y estratégico. ¿Estará incluido en eso el próximo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump?

Como lo dijo Putin en una rueda de prensa en Moscú, en el momento en que Xi hablaba en Davos: “No conozco al señor Trump... No se lo que hará en el marco internacional, así que no tengo ningún motivo para atacarlo, criticarlo o defenderlo”. Lo que si está claro, agregó, es que hay “un ‘Maidan’ en Washington para que Trump no asuma el cargo... para atar las manos y piernas del recién electo Presidente con relación a la implementación de sus promesas de campaña al pueblo estadounidense y a la comunidad internacional”. Y en cuanto a los que filtraron el expediente fraudulento, “esos son peor que prostitutas, no tienen límites morales”, señaló Putin con toda precisión.

Lo que está en juego es de época, como lo destacó Helga Zepp-LaRouche en una evaluación estratégica que se publicará en el próximo número de EIR:

“La histeria sin precedente en los medios informativos dominantes y entre los neoconservadores en ambos lados del Atlántico debido a la elección de Donald Trump, es material para una lección objetiva de primera clase sobre la verdadera dinámica que se desenvuelve ahora en la esfera estratégica mundial. Deja muy en claro, incluso hasta para el más ingenuo adherente de lo políticamente correcto, que lo que sucede no tiene nada que ver con los intereses de un partido, o de un Estado, contra otro. Tiene que ver con los métodos utilizados por un imperio que se derrumba contra el surgimiento de un nuevo paradigma, cuyo contenido preciso no se ha definido claramente todavía, pero que no obstante representa el rechazo al sistema de la globalización...

“Y ahora tenemos en Trump alguien que ha ganado las elecciones en Estados Unidos, y quien, como dice Obama de Putin, no pertenece ‘al equipo’; está de acuerdo con la congresista Tulsi Gabbard y todo un grupo de personajes militares conservadores de que todas esas guerras para tumbar gobiernos y cambiar de régimen tienen que parar; y más aún, como la última profanación de los tabúes, quiere ¡restablecer las relaciones normales con Rusia!...

“Este imperio es algo distinto a las naciones de Estados Unidos y de Gran Bretaña. Son las fuerzas oligárquicas que ejercen su poder a través del sistema financiero neoliberal transatlántico y de las instituciones de defensa militar del orden mundial unipolar, y no les importa ni un bledo el bienestar general de las poblaciones en cuyas naciones tienen que vivir. Está en marcha una revolución en contra de este imperio, la cual encuentra su expresión en el Brexit, tal y como sucedió en la victoria de Trump y en el ‘no’ al referéndum de Renzi en Italia...

“Mientras tanto, el nuevo paradigma se desarrolla en la forma de un nuevo orden económico mundial, en el cual los países del BRICS y el programa de la Nueva Ruta de la Seda de China ofrecen a las naciones del mundo una cooperación en la que todos ganan, en la que todos pueden ganar solo mediante el beneficio de todos, cada uno mediante ‘el provecho del otro’. Si Trump tiene éxito en trabajar con esta nueva combinación —lo cual solo será patente después de que asuma el cargo— podría significar una nueva era para la humanidad, en la cual las naciones soberanas cooperen para trabajar juntas por el futuro de la humanidad como una comunidad de destino común, y la era de los imperios quede enterrada finalmente”.