Las conversaciones de Astana sobre Siria culminaron con declaración conjunta de Rusia, Turquía e Irán

25 de enero de 2017

25 de enero de 2017 — Las conversaciones entre las partes en conflicto en Siria patrocinadas por Rusia, Irán y Turquía, y cuyo anfitrión es Kazajstán, terminaron hoy con una declaración conjunta que fue emitida por Rusia, Irán y Turquía. Los tres gobiernos, actuando como garantes del proceso, “reafirman su compromiso con la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial de la República Árabe de Siria, como un Estado multiétnico, multirreligioso, no sectario y democrático, como fue confirmado por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas”. Asimismo, los tres gobiernos buscarán el afianzamiento del cese al fuego, que fue acordado inicialmente por las tres potencias el 29 de diciembre del 2016, y que luego fue aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU en la Resolución 2336. Además acordaron “establecer un mecanismo trilateral para observar y garantizar el total cumplimiento del cese al fuego, evitar cualquier provocación, y determinar todas las modalidades del cese al fuego”, y “reiteraron su determinación a luchar conjuntamente en contra del EIIL/DAESH y de Al-Nusra, y de separarlos de los grupos armados de la oposición”.

Alexander Lavrentiev, jefe de la delegación rusa en Astana, informó que luego de finalizada la reunión, las negociaciones con los grupos armados de la oposición reconocieron la importancia de haber iniciado este proceso político en Siria y la necesidad de comenzar a elaborar una nueva Constitución, que se deberá adoptar luego de que la apruebe el pueblo sirio.

“Nosotros esperamos que la oposición armada siria tendrá una mayor actividad en esta dirección”, afirmó Lavrentiev, según informó la agencia TASS. “Haremos lo posible por ayudarlos en todo eso”, agregó.

De hecho, según informó, el gobierno ruso le envió a los grupos de oposición un proyecto de Constitución con la intención de que sea la manera de comenzar con algo este proceso político

“Solo hicimos esto porque queremos acelerar este proceso y darle un impulso adicional y estimulante, sin interferir en el proceso propiamente del análisis y la adopción de la ley fundamental del país”, dijo Lavrentiev. “Consideramos que este proceso debe ser liderado únicamente por los sirios”, afirmó.

En lo que respecta a los mecanismos trilaterales para supervisar el cese al fuego, Lavrentiev informó que los expertos de las fuerzas armadas de cada uno de los tres países acordaron establecer el grupo trilateral en Astana, el cual comenzará a funcionar a principios de febrero.

Las declaraciones que hicieron representantes de los dos bandos sirios cuando terminó la reunión, indica que en tanto definitivamente hubo un avance, hay todavía mucho trabajo por hacer antes de que se llegue a una acuerdo político en Siria. Bashr al Jaafari, representante de Siria ante la ONU y quien encabeza la delegación del gobierno en Astana, dijo que con la reunión se logró avanzar y consolidar el cese de las hostilidades por un período de tiempo específico, que creará las condiciones para el diálogo entre los sirios, informó la Agencia Árabe Siria de Noticias (SANA). Dijo que al mismo tiempo, “fue angustiante” sentarse en el mismo cuarto “con otros sirios que están vinculados a planes extranjeros y están trabajando para autoridades extranjeras, y algunos de ellos están comprometidos con grupos terroristas”. Sin embargo, agregó que “sin importar cuál sea el costo, haríamos esto para salvar a nuestro Estado y a nuestro pueblo”. Jaafari además denunció que el papel que Turquía jugó en las pláticas fue negativo. “Turquía dice una cosa y hace otra”, dijo Jaafarai, según informó Sputnik.

Mohammad Alloush, líder de la delegación de la oposición, a su vez, informa Reuters, dijo que él tenía sus reservas acerca del texto que él asegura que legitima el “derramamiento de sangre” cometido por Irán en Siria y no aborda el papel de las milicias rebeldes shiítas.