El secretario de Prensa de la Casa Blanca dice que la posición de Trump sobre la Glass-Steagall es congruente

2 de febrero de 2017

2 de febrero de 2017 — En una conferencia de prensa este miércoles 1 de febrero, el corresponsal de EIR, Bill Jones, le preguntó al secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, sobre el respaldo del Presidente Trump a la Glass-Steagall, por primera vez desde las elecciones. Jones se refirió al respaldo inequívoco que le dio el Presidente Trump a la Glass-Steagall durante su campaña electoral y sobre el planteamiento que hicieron los republicanos en su plataforma programática a favor de la restauración de esta Ley. Sin embargo, dijo Jones, cuando le preguntó sobre la Glass-Stegall a Steven Mnuchin, postulado para la Secretaría del Tesoro, la senadora Maria Cantwell, autora del proyecto de ley en el Senado para restaurar la Glass-Steagall, Mnuchin respondió con puras ambigüedades. “¿Cuál es la posición del Presidente?”, preguntó Jones.

Spicer entonces hizo un comentario extenso acerca de la necesidad de que los nombramientos hechos por el Presidente, incluyendo el de Mnuchin, los apruebe el Senado antes de que el Presidente Trump pueda continuar con sus propuestas, y luego trató de pasar a otra pregunta. De nuevo Jones le preguntó, “¿Entonces, el Presidente todavía respalda la Glass-Steagall?”. A lo que Spicer respondió: “La posición del Presidente es congruente”.

Aunque la mayor parte de la rueda de prensa fue la escena común de los periodistas calentando los “temas del día”, la sala de conferencias de prensa de la Casa Blanca tiene ahora dos pantallas planas grandes en donde se puede ver que se están tomando cuatro preguntas por Skype de parte de periodistas en otras partes del país. Un periodista de Cleveland, recordó a modo de pregunta que el Presidente Trump en su campaña prometió hacer de Cleveland de nuevo una gran ciudad.

Otra pregunta vino de un periodista en los Apalaches, que inquirió sobre la promesa de Trump de revivir la economía del carbón. Aunque este tipo de preguntas le molesta a los periodistas de la Casa Blanca, que están más preocupados por hablar de los “chismes calientes” del día, sirve para darles una buena dosis de realidad sobre lo que realmente le preocupa a la gente.