Británicos y Wall Street aúllan porque Trump les ha creado una “incertidumbre excepcional”

3 de febrero de 2017

2 de febrero de 2017 — Ray Dalio, director del fondo especulativo más grande del mundo (Bridgewater, con unos $160 mil millones de dólares “bajo gestión”, como dicen ellos) dio una media vuelta y se ha unido ahora a Soros en contra de Trump, según informó la agencia Bloomberg. Dalio le escribió una nota a sus clientes el 31 de enero, en donde se queja de que Trump ha creado una “incertidumbre excepcional” y aunque hay algunos aspectos positivos de su política, “hay también riesgos de que sus programas populistas podrían perjudicar a la economía mundial (y peor)”. Alega que como en la década de 1930, “el nacionalismo, el proteccionismo y el militarismo eleven las tensiones globales y los riesgos de conflicto... Estamos cada vez más preocupados por las políticas que salen del gobierno de Trump”.

Dalio no es el único. Se le ha unido un coro creciente de especuladores financieros y de voceros del imperio británico, tales como Jeremy Warner, el subdirector del diario británico conservador Telegraph, quien publicó un artículo el 31 de enero cuyo encabezado lo dice todo: “¿Por qué no puede Trump desechar el nacionalismo económico? El resto de su plan tiene sentido”. Warner dice que Goldman Sachs debería estar muy feliz con Trump, porque tienen un montón de gente en el gobierno. “Sin embargo, no hay ninguna señal de celebración en las oficinas generales del banco”.

La agencia Bloomberg reporta de manera similar que “El acercamiento de Trump hacia Rusia está resonando por las Naciones Unidas, donde los aliados de Estados Unidos se preocupan de que una asociación entre Washington y Moscú podría socavar un equilibrio de poder histórico que data desde los primeros días de la Guerra Fría”. Citan al miembro del Consejo Europeo de Relaciones Extranjeras, Richard Gowan, quien dice que la gente se da cuenta de que Trump colaborará con Rusia, pero “no están seguros de hasta donde llegará” eso. Bloomberg cita después a dos funcionarios británicos de muy alto nivel, quienes informan que “se dice que el Reino Unido, que se jacta de su ‘relación especial’ con Estados Unidos, está profundamente preocupado de que la admiración de Trump por el Presidente Vladimir Putin le dará a Rusia influencia en Europa Oriental”.

Y el periodista estrella de la BBC de Londres, Steve Rosenberg, reporta que “con Donald Trump en la Casa Blanca, es ganar, ganar, ganar para Moscú”. En particular, Rosenberg dice que los mejores nexos entre EU y Rusia, “podrían acelerar el final de las sanciones contra Moscú, y sacar a Rusia del congelador”.

La peor pesadilla de Londres.