“No hay necesidad de hacer maniobras militares dramáticas en el Mar de China Meridional en estos momentos” dijo Mattis

6 de febrero de 2017

6 de febrero de 2017 — Durante la conferencia de prensa que dio en Tokio, Japón, el 4 de febrero, el nuevo Secretario de Defensa de EU, James Mattis, dijo que no había ninguna necesidad en estos momentos de hacer “maniobras militares dramáticas” en el Mar de China Meridional. Aunque criticó las construcciones y otras operaciones de los chinos en la región, la cual China considera que es parte integral del territorio chino, y dijo que China “ha hecho trizas la confianza de las naciones en la región, aparentemente tratando de tener una autoridad de veto sobre las condiciones diplomáticas y de seguridad y económicas de los países vecinos”, redujo no obstante el tono de manera significativa que había utilizado el nuevo Secretario de Estado, Rex Tillerson, quien en una audiencia ante el Congreso dijo que Estados Unidos debiese estar preparado para defender los ”territorios internacionales” en el Mar de China Meridional.

Mattis dijo que “lo que tenemos que hacer, es agotar todos los esfuerzos, todos los esfuerzos diplomáticos, para tratar de resolver esto de la mejor manera, manteniendo los caminos de comunicación abiertos. Y ciertamente nuestra posición militar debería ser la de fortalecer a nuestros diplomáticos en ese aspecto. Pero no hay motivo alguno en estos momentos para que hayan maniobras militares, o algo por el estilo, para resolver algo que de mejor manera pueden resolverlo los diplomáticos”.

Pero a pesar de que los comentarios de Mattis fueron recibidos positivamente por los académicos chinos, el hecho de que durante su visita a Corea del Norte reiterase que Estados Unidos y la República de Corea avanzarían hacia la implementación del despliegue del sistema antimisiles THAAD (sistema de las fueras de Estados Unidos para derribar misiles balísticos de corto, medio y alcance intermedio en su fase terminal, por medio de un sistema de impacto directo) y de que confirmara en Tokio que las Islas Diaoyou/Senkaku —que China reclama, pero que le fueron entregadas al gobierno de Japón al terminar la Segunda Guerra Mundial— quedarían sujetos al Artículo V del Tratado de Defensa entre Estados Unidos y Japón, ha suscitado una gran preocupación. El Artículo V requeriría que, en caso de que hubiera algún conflicto entre Japón y China al respecto de las islas, Estados Unidos saliera en defensa de Japón.

En respuesta a las declaraciones de Mattis, Lu Kang, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, declaró: ”Instamos a la parte de Estados Unidos a que asuma una actitud responsable, que deje de hacer afirmaciones equivocadas sobre el caso que involucra a la soberanía de las islas Diaoyu, y eviten hacer de esto una cuestión más complicada y crear inestabilidad en la situación regional”.