El ex parlamentario británico Galloway dice que el imperio británico utiliza a Estados Unidos como instrumento en operaciones imperiales, y su papel en el rechazo a Trump

7 de febrero de 2017

6 de febrero de 2017 — George Galloway, un combativo ex parlamentario británico que tiene la costumbre de alterar a las elites políticas en el Reino Unido, identificó directamente el hecho de que Trump vino a interrumpir el uso que hace el imperio británico de Estados Unidos como su gigante bruto para llevar a cabo sus guerras imperialistas.

En respuesta a una pregunta de RT sobre las afirmaciones del Secretario de la Defensa británico Michael Fallon en la Universidad de St. Andrews, el 2 de febrero, en donde argumentó que el Presidente ruso Vladimir Putin ha llevado al mundo a la “era post verdad”, Galloway dijo que Fallon “es por supuesto el ministro de Defensa de una potencia pequeña, medio desprendida de Europa sin muchas proezas militares y que quiere sentirse que es grande”.

Fallon, dijo Galloway, junto con otras potencias europeas, se acostumbraron a “andar por el mundo, amenazando a la gente con el ejército de Estados Unidos. Ahora ya no se puede depender tanto del ejército estadounidense, porque Estados Unidos tiene un Presidente que pudiera no querer usar el ejército de la forma en que estas personas quieren que lo haga, o al menos eso es lo que uno espera”. Ellos “buscan exacerbar constantemente las tensiones existentes con Rusia para defender su propia relevancia”. La verdad, dice Galloway, “es que la Unión Europea va a tener que hacerse a la idea de que Estados Unidos tiene ahora un Presidente que no quiere la guerra con Rusia”, lo cual es un desafío a las bases mismas de su existencia.

Sobre la concentración militar de la OTAN en las fronteras con Rusia, Galloway destacó que “Rusia no tiene tanques en Polonia y Gran Bretaña sí los tiene. Rusia no tiene tanques en las naciones del Báltico y los países de la OTAN si los tienen. Son los países de la OTAN los que llevaron a cabo el golpe de Estado en Ucrania y movieron sus fuerzas políticas, estratégicas y militares hacia Ucrania en la frontera con Rusia. El gobierno golpista ucraniano es el que está bombardeado la región de Donbass en este mismo momento, mientras hablamos, y está derramando sangre de civiles y ríos de sangre corren por las calles. Así que es bastante orwelliano, en realidad, es completamente al revés de lo que es la verdad”.