Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La organización de Obama quiere otro golpe como el de Ucrania, en Estados Unidos

20 de febrero de 2017
La Marcha de las Mujeres en Washington, 21 de enero de 2017. [flickr/Mobilus In Mobili/CC BY-SA 2.0]

20 de febrero de 2016 — Varios miembros de las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos dieron declaraciones esta semana en contra de los diplomáticos nombrados por Obama y denunciaron las fundaciones de George Soros porque están actuando juntos para tumbar al gobierno electo de Macedonia. Pero algunos de ellos, además, están empezando a sospechar de que Obama y Soros también intentan derrocar al gobierno electo de Estados Unidos. Como lo caracterizó el director fundador de EIR, Lyndon LaRouche, este domingo 19, “ellos [Obama y los grupos financiados por Soros] están realmente cometiendo un tipo de suicidio, amenazando con matar a esta nación”.

Mientras que el mismo Obama, de manera increíble está bombardeando a los estadounidenses con llamadas telefónicas automáticas para atacar al Presidente Trump, y alentando las protestas y manifestaciones en contra del Presidente, la organización de Obama, la red nacional de grupos “Organizing for Action” (Organización para la Acción), está organizando esas manifestaciones y demostraciones de fuerza en las reuniones locales de los congresistas esta semana. Esta es la red que cuenta con el apoyo y el financiamiento personal de Obama; ya varios dirigentes estatales demócratas en todo el país han declarado que ellos no tienen nada que ver con eso y se han desvinculado de ellos.

George Soros, el asesino de naciones, con algunos millonarios de sus amigos de la Democracy Alliance (Alianaza por la Democracia), están financiando todas las protestas callejeras y las manifestaciones grandes que se han realizado.

Los remanentes del gobierno de Obama en puestos de seguridad, desde la antigua Procuradora General en funciones hasta la Agencia de Seguridad Nacional, están circulando una cantidad de cuentos descabellados y filtrando documentos secretos y confidenciales a una prensa cómplice para poner en marcha el proceso de juicio político del Presidente Trump, o peor.

Las potencias caducas de la burocracia de la Unión Europea y la élite europea (que tanto aman a Obama) también andan histéricos pidiendo que el Presidente Trump sea neutralizado, derrocado o incluso asesinado, como lo han dicho abiertamente “prominentes periodistas” del Reino Unido y de Alemania.

EIR está preparando un expediente para documentar esto de manera exhaustiva que se publicará esta misma semana, en donde se ve y se muestra que la intención de Obama y de Soros es repetir lo que hicieron en 2014 con el golpe contra Rusia de la Plaza Maidan para tumbar al gobierno de Ucrania, para ahora tumbar a Trump. Y para el mismo objetivo, lanzar una confrontación de guerra contra la Rusia del Presidente Putin.

Como lo dijo el propio Presidente Trump el viernes 17 en Florida, este ataque es de la élite global, con sede en Londres y en Wall Street, que se hicieron dominantes sobre el planeta en la era de la “globalización” y de la “desindustrialización”. Esa élite se rehúsa a aceptar en absoluto que una oleada de naciones están votando para sacarlos. Trump cree que “el Estado nacional sigue siendo el mejor modelo para la felicidad humana”, quiere que haya cooperación entre Estados Unidos y Rusia y China, como naciones prominentes.

Se tiene que aplastar a esa organización de Obama, porque puede poner al mundo de nuevo en la perspectiva de sus “guerras perpetuas” y al borde de una guerra mundial. Como señala LaRouche, las intenciones de Trump son más fuertes que sus acciones hasta ahora, pero es un Presidente potencialmente constructivo, y su papel es decisivo.

A destruir a la organización de Obama con el próximo informe de EIR, y a intensificar la movilización por la Glass-Steagall y las medidas bipartidistas por el empleo productivo y la productividad.