Xi Jinping le hace a Italia “una oferta que no puede rehusar” en la vista del Presidente italiano a Pekín

24 de febrero de 2017

24 de febrero de 2017 — El Presidente chino Xi Jinping invitó a Italia a asistir al foro internacional sobre “La Franja y La Ruta: Cooperación para la prosperidad común” el 14 y 15 de mayo en Pekín, y le extendió la invitación directamente al Presidente Sergio Mattarella, quien se encuentra encabezando una delegación empresarial y política de visita a China. Los dos países firmaron acuerdos por $5 mil millones de dólares, entre ellos uno que tiene que ver con el mapeo de la Luna.

Italia “ofrece ventajas incomparables como puerta entre Oriente y Occidente” le dijo Xi a Mattarella. Dichas ventajas resultan de la posición geográfica de Italia y de su papel político en Europa. “Hay un espíritu pionero en nuestros dos países” dijo Xi. El Presidente chino citó al misionero italiano Próspero Intorcetta, quien fue el primero que tradujo a Confucio en Europa en el siglo 17, y quien, al igual que Mattarella, es originario de Sicilia. Intorcetta está enterrado en Hangzhou.

La delegación italiana participó en el cuarto Foro Empresarial Chino-Italiano y en el primer Foro Cultural Italo-Chino.

En el discurso que pronunció a la conclusión de los dos foros, Mattarella dijo que “Italia puede ofrecer experiencias y conocimientos en sectores de gran interés para China, como seguridad alimentaria, salud, tecnologías ambientales, urbanización sustentable, logística y transporte, y el aeroespacial”.

Los acuerdos firmados por las dos delegaciones incluyen la participación de Italia en un mapeo conjunto de la Luna y experimentos conjuntos sobre los vuelos tripulados en la estación espacial china en el 2022, así como también tecnología italiana y los interiores para dos barcos cruceros grandes que se van a armar en Shangai, acuerdos aduanales entre los puertos de Génova y Ningbo y aporte de turbinas italianas de gas.

Sin embargo, los acuerdos ponen de relieve que Italia no está preparada para unirse totalmente al paradigma de la Franja y la Ruta. De hecho, Mattarella, sí expresó “sumo interés en la iniciativa Una Franja, Una Ruta” y dijo que “el sistema italiano de puertos y logística le ofrece a China la posibilidad de completar de la forma más eficiente y conveniente el último tramo valioso de la Nueva Ruta de la Seda hasta el corazón de Europa” y hacia Europa central y oriental, pero se olvidó totalmente de la importancia estratégica del sur de Italia. Es importante mejorar los puertos norteños italianos, como Génova, pero sería más importante construir una plataforma italiana en el sur, con el puerto Gioia Tauro, el puente Messina y la modernización ferroviaria y carretera de la infraestructura de transporte sur-norte”.