Rusia y China vetan la propuesta británico-francesa de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para imponerle más sanciones a Siria

2 de marzo de 2017

1 de marzo de 2017 — Rusia y China, vetaron el proyecto de resolución que presentaron el 28 de febrero ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el Reino Unido y Francia, con el respaldo de Estados Unidos, para imponerle más sanciones a Siria por el supuesto uso de armas químicas en el 2014 y 2015.

Durante su intervención en la conferencia de prensa conjunta con el Presidente de Kirguizistán, Almazbek Atambayev en Bishkek, el Presidente ruso Vladimir Putin expresó su opinión antes de la votación, en oposición a más sanciones. Dijo: “yo creo que es totalmente inapropiado en relación al liderato sirio, porque esto no ayudaría al proceso de negociaciones y por lo contrario dañaría o perjudicaría la confianza en el proceso de negociaciones. Rusia no va a apoyar ninguna sanción nueva en contra de Siria”.

El New York Times del 28 de febrero y otros medios similares se están regodeando de que éste es el primer gran enfrentamiento entre Trump y Rusia.

Días antes, Rusia ya había indicado su intención de vetar la resolución. La resolución se basa en alegatos de que las fuerzas armadas de Siria son responsables de ciertos ataques químicos que estaban bajo investigación del Mecanismo de Investigación Conjunta de la OPCW (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) y la ONU.

El embajador ruso suplente ante la ONU, Vladimir Safronkov dijo que “los fines geopolíticos son un obstáculo a un pensamiento racional” sobre el tema, según el Los Angeles Times del día 28 del pasado. El 24 de febrero, Safronkog le dijo a los reporteros que el proyecto de resolución “prejuzga los resultados de la investigación” y es unilateral y se “basa en evidencia insuficiente”. Safronkov destacó que el equipo investigador está sometido a “tremendas presiones” con el objetivo de que “reciban ciertos resultados unilaterales como parte de la investigación”.

Bolivia también vetó hoy la resolución, junto con Rusia y China. Tres naciones se abstuvieron: Egipto, Kazajstán y Etiopía.