Los insurrectos obligados a volver a la mesa de planificación después del discurso de Trump

2 de marzo de 2017

2 de marzo de 2017 — Los demócratas obamistas de Wall Street y sus aguafiestas como Bernie Sanders, se quedaron patinando, buscando un nuevo “rollo” contra Trump, después de su discurso ante el Congreso, el cual, incluso CNN y The Hill admitieron que fue visto con buenos ojos por tres de cada cuatro de las decenas de millones de estadounidenses que lo vieron. Van Jones de CNN, el comentarista liberal afroamericano convertido en “estrella” de la pandilla contra Trump durante la campaña electoral, resumió el problema que enfrentan ahora los agentes británicos que buscan sacar a Trump antes de que avance más su presidencia. Van Jones le dijo a CNN que, ya sea que a uno le guste o no lo que dijo o no dijo Trump, en el transcurso de su mensaje, Trump “se convirtió en Presidente de Estados Unidos” [!] y que “si encuentra una forma de hacer eso una y otra vez, va a permanecer ahí por ocho años”.

El dirigente de la bancada de minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, quien encabeza la política de“resistencia a todo lo que sea Trump” en el Senado, le aseguró a todo el que quiso escucharlo que no había sido más que un discurso, que pronto iba a pasar al olvido. Trump tuvo un primer mes “accidentado” y va a continuar enfrentando problemas, insistió Schumer.

Sin embargo, el senador demócrata por Virginia Occidental Joe Manchin, dejó en claro en varias entrevistas que dio después del discurso que él va a “aprovechar toda oportunidad que tenga de salir adelante junto con el Presidente, para ayudar a mi estado, ayudar a mi país”. El tono presidencial de Trump fue “exactamente lo que la gente quería escuchar y quería ver”, agregó. Manchin atacó también “la atmósfera tóxica en la que estoy metido todos los días” en el Congreso; “ellos esperan que yo como demócrata esté en contra de todos los republicanos, que recabe dinero y que salga a hacer campaña en contra de ellos, algo que no voy a hacer”. Y se espera que los republicanos hagan lo mismo en contra de los demócratas.

El Presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka, reiteró su compromiso a trabajar con el Presidente siempre que él presente medidas en el interés de los trabajadores. Le dijo a Fox Business Network el 1 de marzo que el discurso de Trump sobre un billón de dólares para la infraestructura “es la magnitud correcta de la que deberíamos estar hablando. Nosotros creemos que es más. La Sociedad de Ingenieros Civiles Estadounidenses piensa que está más bien en los $3 billones”, pero “esta hablando de la pichada correcta en el estadio correcto” agregó Trumka. “Para todos nosotros, la infraestructura, es un tres o cuatro veces campeón”.