Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouchePAC anunció el próximo Día de Movilización Nacional por las Cuatro Leyes de LaRouche

2 de marzo de 2017
El Presidente Trump en el discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso de EUA. 28 de febrero de 2017 [facebook/@DonaldTrump]

2 de marzo de 2017 — “Yo pienso que la crisis global se puede parar; nos tenemos que movilizar para hacerlo”, afirmó Lyndon LaRouche durante la discusión sobre el discurso del Presidente Donald Trump ante al Congreso el pasado 28 de febrero, y sobre las acciones políticas que se tienen que adoptar ahora para avanzar. Estas acciones, que LaRouchePAC emprenderá de inmediato, mítines, cabildeo, campañas de firmas, y actividades educacionales para exhortar al Presidente Trump que implemente de inmediato la Ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, como el primer paso para que Estados Unidos restaure el sistema de crédito hamiltoniano que permitirá el financiamiento de un programa para revigorizar la economía estadounidense impulsado por la ciencia, o en otras palabras, las Cuatro Leyes de Lyndon LaRouche.

El discurso de Trump ante el Congreso y el pueblo estadounidense este 28 de febrero, mantuvo en movimiento el proceso internacional hacia la creación de un Nuevo Paradigma global para sustituir al desastroso imperio británico y a sus programas de especulación y genocidio, legado de los gobiernos de Bush y de Obama. Las actividades incesantes de China y de Rusia en torno a la construcción de la Nueva Ruta de la Seda por todo el planeta, siguen jugando el papel central en este cambio de paradigma.

En su discurso, Trump presentó un visión esperanzadora para el futuro de Estados Unidos, ahora que nos acercamos al 250mo aniversario como nación en el 2016. Trump recordó la celebración del centenario en 1876 en Filadelfia, donde “los constructores, artistas e inventores del país mostraron sus creaciones”. Y se preguntó: “¿Qué tipo de país vamos a dejar a nuestros hijos?”; para responder: “Las huellas estadounidenses en mundos distantes no son un sueño tan grande”.

Asimismo, Trump hizo un llamado para construir la paz, en vez de las guerras interminables de las presidencias recientes. “Estados Unidos está dispuesto a encontrar nuevos amigos y forjar nuevas asociaciones, en donde se alineen los intereses compartidos”, en una clara referencia a su disposición ya declarada para cooperar con Rusia, China y otras naciones, para el horror de los británicos y de Obama.

El Presidente Trump destacó también la necesidad de reactivar la economía con ayuda de políticas proteccionistas, como las que implementó Abraham Lincoln, quien advirtió correctamente, como lo recordó Trump en su discurso, que el “abandono de la política proteccionista por parte del gobierno estadounidense producirá carencias y ruina entre nuestro pueblo”. Trump denunció y detalló la destrucción generada bajo Obama y Bush, en especial la devastación de las ciudades del interior, y prometió darle marcha atrás a eso.

Pero Trump evadió cualquier mención de la ley Glass-Steagall, o del sistema crediticio hamiltoniano que se necesita realmente para hacer realidad sus intenciones declaradas.

El mundo no está todavía en aguas seguras, señaló Helga Zepp-LaRouche, durante la misma discusión antes señalada. El estallido del sistema financiero transatlántico es inminente; la crisis del euro ha regresado con toda su fuerza y el euro mismo podría desaparecer antes incluso de que el Reino Unido introduzca formalmente el Brexit. Así que es extremadamente urgente que el gobierno de Trump adopte de inmediato las Cuatro Leyes de LaRouche, y es responsabilidad especial del movimiento de LaRouche internacionalmente, asegurar que esas leyes se conozcan, se entiendan en su importancia científica de fondo, se difundan de manera amplia, y que se conviertan en la ley de la tierra.