Clapper sigue hacienda de las suyas

7 de marzo de 2017

6 de marzo de 2017 — El Director de Inteligencia Nacional (DNI) de Obama , James Clapper, está resultando otro funcionario de Obama que se despide pero no se va. El domingo estuvo en el programa Meet the Press de la NBC, para decir que no hubo ninguna interferencia telefónica ni de ningún otro tipo en la Torre Trump durante la campaña presidencial, aunque lo dijo de tal manera que luego puede negar que lo dijo si resulta, de nuevo, que es todo un mentiroso. Quizás antes de hablar recordó las consecuencias de su flagrante mentira al senador Wyden en 2013, cuando dijo simplemente “No” a la pregunta de si “la agencia de Seguridad Nacional recopila cualquier tipo de información de millones o cientos de millones de estadounidenses?” Poco después las revelaciones de Snowden mostraron que Clapper mintió, y mintió penalmente al Congreso y al mundo entero.

Este domingo, el conductor del programa de la NBC, Chuck Todd, le preguntó a Clapper que, como jefe de la DNI con Obama, habría sabido si hubo alguna intervención y grabación en la Torre Trump. En vez de responder que “si” habría sabido, dijo: “Ciertamente, espero que si”, y agregó que “yo diría que de parte del aparato de Seguridad Nacional que yo superviso como DNI, no hubo ninguna actividad de intervención telefónica montada contra el Presidente, el Presidente electo en ese momento, o como candidato, o contra su campaña”. Luego se puso un poco recatado, y señaló que “yo no puedo hablar por otras entidades autorizadas en el gobierno o en entidades estatales o locales”.

Le preguntaron si el habría sabido si hubo una orden de algún juez especial secreto (según la ley FISA) para permitir esas actividades y aquí si dijo directo que “si”, lo habría sabido. Cuando le preguntaron si hubo tal orden según la ley FISA, respondió: “puedo negarlo”, pero agregó “no, que yo sepa”.

Clapper le dijo a Todd que todavía defiende el informe que entregó según el cual los rusos interfirieron en las elecciones, pero indicó que “no incluimos nada en nuestro informe que tuviera ningún indicio de colusión entre miembros de la campaña de Trump y los rusos. No había evidencia de eso en nuestro informe. No teníamos evidencia de que hubiese tal colusión”. Pero si dijo al final, sin embargo, que “ciertamente, los rusos se han de estar riendo por el éxito de sus esfuerzos en sembrar la discordia en este país”.