El gobierno británico dirige la vigilancia e inteligencia de los “aliados” estadounidenses en contra del gobierno de Trump

7 de marzo de 2017

7 de marzo de 2017 —- El papel dirigente de los británicos en la operación de inteligencia para tumbar al Presidente Trump por buscar relaciones normales con Rusia, es un secreto abierto. Hace tres semanas, el semanario Newsweek publicó un artículo que describe la extensa coordinación entre los supuestos “aliados” de Estados Unidos en la OTAN en las operaciones de vigilancia (espionaje) para recopilar inteligencia en contra de ahora Presidente de Estados Unidos, y señala de entrada que esa vigilancia la inició el gobierno de su majestad de Gran Bretaña.

La recopilación de inteligencia se ha llevado a cabo “por la inquietud de que Rusia busca manipular sus relaciones con funcionarios del gobierno de Trump, como parte de plan de largo plazo para desestabilizar la alianza de la OTAN”, escribe Kurt Eichenwald en la revista Newsweek del 15 de febrero. Sus fuentes le informaron que la vigilancia abarca desde la intercepción de llamadas telefónicas hasta la recopilación de información electrónica y de personas individuales. Las intercepciones de las comunicaciones por parte de “cuando menos un aliado europeo occidental”, antes de la toma de posesión, se encontraron conversaciones entre asesores de Trump y funcionarios del gobierno ruso, incluyendo al general Michael Flynn, según le dijeron esas fuentes a Newsweek.

“Las operaciones de inteligencia de Europa Occidental empezaron en agosto, después de que el gobierno británico obtuvo información de que personas que actuaban a nombre de Rusia estaban en contacto con miembros de la campaña de Trump. Esos detalles obtenidos por los británicos fueron compartidos ampliamente entre los aliados de la OTAN en Europa”, afirma Eichewald.

A Eichenwald le dijeron cuales “naciones aliadas interceptaron las comunicaciones y recopilaron la inteligencia sobre los asociados de Trump”, pero se lo dijeron a condición de que esos países no fueran nombrados en su escrito, porque el Presidente de Estados Unidos lo podría objetar. No obstante, Eichenwald si menciona la vigilancia electrónica de Alemania sobre un socio de negocios azerí de Trump.

Dos días después, la edición de International Business Times con sede en el Reino Unido, publicó el artículo de Newsweek sobre cómo “los aliados estadounidenses en Europa están realizando operaciones de inteligencia en contra el personal y socios de negocios del Presidente y están interceptando comunicaciones entre asesores de la Casa Blanca y funcionarios del gobierno ruso”. Finalmente, un investigador del Royal United Services Institute (RUSI) de Londres, Ewan Lawson, intentó desviar un poco el impacto de esta denuncia sobre el papel británico, y le dijo a International Business Times que “esta completamente comprensible que las agencias de inteligencia europeas estuviesen interceptando las comunicaciones con funcionarios rusos, y yo sugeriría que ellos son el blanco y no el gobierno de Trump”. (Puede acceder al artículo de Newsweek, en inglés, en este enlace: http://www.newsweek.com/allies-intercept-russia-trump-adviser-communications-557283