Roger Stone: la vigilancia a Trump es “una violación escandalosa de la ley y la moralidad”

9 de marzo de 2017

9 de marzo de 2017 — En una entrevista con Oksana Boyko de RT, publicada el 8 de marzo, el ex asesor de Trump, Roger Stone, señaló que los ataques al Presidente de Estados Unidos, y las acusaciones descabelladas e infundadas de la supuesta interferencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales de noviembre, tiene solo una motivación: Trump se opone a la guerras perpetuas en el Oriente Medio y está dispuesto a llegar a un acuerdo de paz con Rusia en este respecto.

“Hillary Clinton le había prometido al Pentágono y a la gente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA en sus siglas en inglés), la ampliación de la guerra sustituta en Siria. Se estaban frotando las manos regodeándose al pensar en la guerra... Esa es la cuestión verdadera en este asunto; eso es lo que les molesta tan profundamente... En este país, si no estás a favor de la guerra contra Siria, entonces debes ser un traidor; debes estar al servicio de la inteligencia rusa. Es un insulto, es indignante... Esta es la peor forma de macarthismo en los 40 años en los que he estado involucrado en la política estadounidense”.

Al abordar la denuncia que hizo Trump la semana pasada, de que estaba bajo vigilancia del gobierno federal y de las agencias de inteligencia cuando él era el candidato republicano a la Presidencia, Stone afirmó que “esto es un escándalo más grande que el Watergate. Esta es la más indignante violación de la ley y la moralidad en la historia pública estadounidense”. Señaló que aunque Obama dijo que él no aprobó que le intervinieran los teléfonos a Trump, “él no dijo que no sucedió; solo que no lo aprobó”. Stone añadió que si el Departamento de Justicia sí le pidió permiso al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Estados Unidos (FISA en sus siglas en inglés), para vigilar a Trump en dos ocasiones el año pasado, es muy poco probable que lo hayan hecho sin el permiso y conocimiento de Obama.

Así que la pregunta que se nos presenta es, “¿Qué sabía Obama y cuándo lo supo?”. Podría tomar algún tiempo, añadió, antes de que Obama, su Secretario de Defensa, y los ex directores tanto de la CIA como del FBI “sean llevados ante un gran jurado y allí bajo juramente sean interrogados sobre lo que sabían”. Stone defendió enfáticamente a Michael Flynn, ex Asesor de Seguridad Nacional, y señaló que su contacto con el embajador ruso fue “completamente adecuado, dentro de la ley y apropiado”. Stone añadió que no debió haber sido despedido.

No hay un ápice de evidencia que hayan aportado las agencias de inteligencia sobre la supuesta intromisión rusa en las elecciones Presidenciales de Estados Unidos, dijo Stone. Solo hay “alegatos... proyecciones... y estimaciones”. Tengan en mente, dijo, que estas son las estimaciones de la CIA, que mintió acerca de la tortura en la guerra de Iraq; mintió sobre el secuestro de extranjeros a manos del gobierno estadounidense en Iraq, y mintió sobre Benghazi.