Canciller chino advierte del peligro de guerra en la península coreana

10 de marzo de 2017

10 de marzo de 2017 — Durante una conferencia de prensa en los márgenes del Congreso Nacional Popular el 7 de marzo, el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, advirtió que los acontecimientos en la península de Corea podrían salirse de control y convertirse en una guerra.

“Las dos partes son como dos trenes que a toda potencia avanzan uno frente al otro y ninguna de las partes está dispuesta a ceder”, dijo. “Nuestra prioridad ahora es poner la luz roja y que apliquen los frenos”. Wang Yi le hizo un llamado a Corea del Sur para que no permita el despliegue del sistema antimisilístico THAAD de Estados Unidos, cuyo primeros elementos llegaron el martes 7 a Corea del Sur. “No es la forma en que se deben comportar unos vecinos con otros, y bien pudiera volver menos segura a la República de Corea” señaló, y exhortó a Seúl a que evite llegar demasiado lejos por el camino equivocado.

Wang advirtió que quienes buscan el despliegue de los THAAD en Corea del Sur van a terminar haciéndose daño a ellos mismos y a otros.

“Lo que sugiere China, como primer paso, es que Corea del Norte suspenda sus actividades nucleares y de misiles, y que Estados Unidos y Corea del Sur también suspendan sus ejercicios militares a gran escala” dijo Wang. Dicha “suspensión dual” le permitiría a ambas partes regresar a la mesa de negociaciones, dijo Wang. “Tener armas nucleares no les llevará más seguridad; el uso de la fuerza militar no es una solución” dijo Wang. “Todavía hay posibilidad de reanudar las pláticas; todavía hay esperanza para la paz”, subrayó.

Los expertos consultados por la agencia noticiosa Associated Press sugieren que la propuesta de Wang, que se dice presentó sin consultarlo primero con Estados Unidos o con Seúl, está dirigida a ponerle presión al Secretario de Estados de EU, Rex Tillerson, quien visitará la región este mismo mes para discutir, entre otras cosas, el problema de Corea del Norte. Según el comunicado del Departamento de Estado, Tillerson llegará a Tokio el 15 de marzo, continuará a Seúl el 17 de marzo y después viajará a Pekín el 18 de marzo.