Helga Zepp-LaRouche comentó sobre la visita de Merkel a la Casa Blanca

20 de marzo de 2017

20 de marzo de 2017 — “La atmósfera no podía haber sido más tensa entre la Canciller Merkel de Alemania y el Presidente estadounidense Donald Trump durante su visita a la Casa Blanca. No se dieron la mano para las cámaras, además de no hacer contacto visual y mostrar incomodidad en sus caras. No solamente es que no hay química entre ellos, sino que es obvio que en la geometría transatlántica actual, no se puede encontrar una solución a las tensiones. Sin embargo, está a la vista una solución, pero que solo se puede encontrar en un nivel más elevado, totalmente diferente: una cooperación en donde todos ganen con China y la Nueva Ruta de la Seda, a la que tanto Estados Unidos como Alemania están ambos invitados a pertenecer”.

Estas fueron las observaciones con las que inició Helga Zepp-LaRouche un análisis para el semanario alemán Neue Solidaritát escrito el 18 de marzo, un día después de que la Canciller alemana se reuniera con el Presidente estadounidense. La señora Zepp-LaRouche es la dirigente del partido político alemán, Movimiento por los Derechos Civiles Solidaridad, (Bürgerrechtsbewegung Solidaritát; BüSo), y fundadora del Instituto Schiller a nivel internacional.

“Dado el hecho de que la elección de Trump representó la derrota de la política neoliberal y neoconservadora de Hillary Clinton, a quien él llamó la ‘Angela Merkel estadounidense’, y dado que Merkel era considerada como ‘la aliada más cercana de Obama’, no podía uno esperar que los dos estuvieran en sintonía. De ahi que el encabezado del New York Times haya sido ‘Merkel se reúne con Trump, la defensora versus el perturbador’. Durante la conferencia de prensa, cuando un corresponsal del Die Welt intentó provocar a Trump, mencionando las acusaciones de que la agencia de inteligencia británica GHCQ había interceptado sus llamadas a petición del gobierno de Obama, Trump se volteó hacia Merkel y le comentó con humor: ‘por lo menos tenemos algo en común’. Trump se ganó la risa de los presentes en tanto que Merkel con dificultad esbozó una media sonrisa”, continuó Zepp-LaRouche.

También surgieron divergencias similares, agregó Helga Zepp, en la reunión de Ministros de Finanzas del G-20 en Baden Baden, en donde no pudieron llegar a un acuerdo sobre cómo formular “proteccionismo” y “libre comercio”.

Sin embargo, según Helga LaRouche, es mucho más prometedora la dinámica creada por las iniciativas diplomáticas de China para preparar la cumbre del Foro Franja y Ruta del 14 y 15 de mayo en Pekín,