Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump y el movimiento LaRouche inspiran el retorno a la misión de la humanidad en el espacio

27 de marzo de 2017
Foto del video que transmitió Trump como su Mensaje Semanal del 25 de marzo de 2017, sobre la ley de presupuesto de la NASA, el increíble éxito del Telescopio Hubble y de su sucesor, el Telescopio James Webb.

27 de marzo de 2017 — El sábado 25 de marzo, el Presidente Donald Trump publicó un vigoroso e inspirador video de cinco minutos como su Mensaje Semanal, en donde anuncia su intención de conducir a Estados Unidos de vuelta hacia el espacio, luego siete años de destrucción de la NASA y del programa espacial a manos de Obama. Trump se inspiró en lo que vio el telescopio Hubble en 1995, cuando descubrió que hay miles, o quizás millones, de galaxias por descubrir. Como dijo Trump: “El descubrimiento fue absolutamente increíble. Pero las imágenes inolvidables no satisficieron nuestra profunda hambre de conocimiento. Aumentó más todavía, y más todavía, y nos recordó qué tanto no conocemos sobre el espacio; francamente, qué tanto no conocemos de la vida”.

A todo ciudadano del mundo se le debe dar la oportunidad de mirar este video. Vean https://youtu.be/IsPg9M789Ac

Quizás no fue coincidencia que el Instituto Schiller junto con el Foro de Energía de Fusión, fundados por Lyndon y Helga LaRouche, realizaban al mismo tiempo sendas conferencias simultáneamente en Munich, Alemania, y en Houston, Texas en EU, en honor del gran científico germanoamericano del espacio y gran visionario, Krafft Ehricke, quien nació hace 100 años el 24 de marzo de 1917. Varias de las presentaciones que se hicieron en la conferencia de Munich hablaron de la extraordinaria vida y carácter de Ehricke, y sobre su estrecha relación con los LaRouche, pero hubo una presentación, la del astronauta suizo, profesor Claude Nicollier, quien había visitado el Telescopio Hubble durante sus cuatro misiones en el espacio, y quien mostró varias de las espectaculares fotografías de las galaxias que había descubierto el Hubble.

Solo minutos después del discurso del profesor Nicollier, se envió el video de Trump a la conferencia de Munich, en cuanto lo publicó la Casa Blanca, y se reprodujo en la conferencia, ante un público asombrado e inspirado a la vez de ver las mismas bellas fotografías de nuestro universo que recién habían visto durante la presentación del astronauta suizo.

Con muy pocas excepciones, los medios informativos dominantes de Estados Unidos, que están más fijados en destruir al Presidente apoyados con las mentiras inventadas desde el imperio británico sobre el peligro de Rusia para el mundo, han ignorado por completo esta presentación histórica del video de Trump. Desde que John Kennedy hizo el llamado para ir a la Luna, y desde que Ronald Reagan llamó para Estados Unidos y Rusia cooperasen para crear una defensa estratégica en el espacio contra las armas nucleares, ningún Presidente ha inspirado tanto a la nación, y no obstante, muchas personas ni siquiera habrán oído de esto, ni lo oirán si no asumimos la responsabilidad para que lo hagan.

Así como el discurso de Reagan sobre la Iniciativa de Defensa Estratégica estuvo inspirada directamente por Lyndon LaRouche, vemos ahora que el Presidente Trump adopta programas que han sido propuestos inicialmente y promovidos por LaRouche, y en muchos casos solo por LaRouche, durante estos últimos 50 años. Consideren el video de LaRouche de 1987 “La mujer en Marte”; su revista Guerra a las Drogas; su programa para restaurar el Sistema Americano y los descubrimientos de Alexander Hamilton; su enfoque sobre los Grandes Proyectos para el desarrollo del mundo; su enfoque de las Cuatro Potencias para unir a Estados Unidos, China, Rusia e India; su libro “There Are No Limits to Growth” (No hay límites al crecimiento) de 1983, todo esto se refleja cada vez más en los programas adoptados por by Donald Trump.

¿Tendrán éxito?

Esto dependerá de la capacidad global de la humanidad, no solo de los estadounidenses, para elevarse a un estado superior de su ser, a lo que Helga Zepp-LaRouche llama “la edad adulta” de la humanidad, basada en la armonía de la especie humana a través de la cooperación creativa para avanzar nuestro estado de conocimiento y de cultura. Esta armonía es la raíz del Renacimiento Europeo, inspirado por Nicolás de Cusa, Brunelleschi y los demás; y es también la raíz del Renacimiento Confuciano de la Dinastía Song inspirado por Zhu Xi, así como el nuevo Renacimiento Confuciano de hoy inspirado por Xi Jinping.

Vivimos una revolución de la civilización. Como lo ha insistido Lyndon LaRouche, cuando este momento llega, no hay tiempo para aplaudir o para seguir a la multitud. Es un momento de liderazgo y de responsabilidad personal por la humanidad en su conjunto. Ese momento es ya.