Lavrov: El mundo está cambiando; Estados Unidos puede retornar a los “orígenes olvidados” de sus padres fundadores

27 de marzo de 2017

27 de marzo de 2017 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dio un discurso ante altos oficiales de la Academia Militar del Estado Mayor Conjunto de Rusia, el 23 de marzo, en el que habló del papel de Rusia para asegurar la estabilidad estratégica, y también se refirió a los cambios que podrían suceder y que podrían lograr que Estados Unidos retomase la perspectiva trazada por sus padres fundadores.

Lavrov señaló que las tradiciones históricas son factores que determinan el rol de una nación en la política mundial, y citó a Henry Kissinger quien dijo en una ocasión que “la historia es la memoria de los Estados”. Lavrov agregó que “dicho sea de paso, Estados Unidos, cuyos intereses el señor Kissinger siempre ha defendido, no aspiraba a ser el centro del orden mundial liberal durante gran parte de su historia relativamente corta, y no veía ese rol como su misión preeminente. Sus padres fundadores [de Estados Unidos] querían que su liderato y su excepcional naturaleza se derivase de su propio ejemplo positivo. Irónicamente, la élite estadounidense, que surgió como luchadores por la libertad, separatistas ansiosos por deshacerse del yugo de la corona británica, se ha transformado junto con su Estado para el siglo 20 en una potencia sedienta de dominación imperialista global. Sin embargo, el mundo está cambiando, y quién sabe, Estados Unidos se podría purificar y volver a sus orígenes olvidados”.

Lavrov hizo hincapié en el rol de Rusia para asegurar la estabilidad estratégica en el mundo. “Gracias a sus avanzadas capacidades de disuasión nuclear, Rusia juega un papel estabilizador muy importante en la política global. Al mismo tiempo, para nosotros la estabilidad estratégica no está confinada a mantener un equilibrio nuclear entre nosotros y Estados Unidos”, afirmó. “En política, la estabilidad estratégica es un estado de las relaciones internacionales que asegura un cumplimiento estricto del derecho internacional, de parte de todos los países y sus asociaciones, el respeto a los intereses legítimos de todos los países y sus pueblos, y la no interferencia en sus asuntos políticos internos. En el contexto militar, consiste en reducir la brecha de manera congruente entre las capacidades militares, asegurar un alto nivel de confianza, transparencia y previsibilidad, y abstenerse de dar pasos que se puedan percibir como una amenaza a la seguridad nacional de otros países, que los fuerce a tomar medidas de represalia. Abogamos por el fortalecimiento de todos los aspectos de la estabilidad estratégica que es el fundamento para una paz duradera y una seguridad para todos, confiable, igualitaria e indivisible”.

Al respecto del frente nuclear, específicamente, Lavrov dijo que Rusia esta dispuesta a realizar pláticas sobre la reducción de las armas nucleares, pero solo si se toman en cuenta todos los otros factores de influencia estratégica y no solo el número de ojivas existentes en el arsenal nuclear. Esto debe incluir, añadió Lavrov, adoptar un enfoque multilateral, y no solo asuntos entre Estados Unidos y Rusia.

La política también juega un papel en la estabilidad estratégica. “Es particularmente importante señalar que hoy la posición de Rusia es que solo se puede usar la fuerza en estricto cumplimiento del derecho internacional y de sus propias leyes y compromisos, no para conquistar y exportar ideas políticas como ha sucedido en repetidas ocasiones en la historia mundial y en nuestra historia pasada, en ese sentido, sino para defender nuestros intereses más fundamentales, cuando todos los otros medios se hayan agotado, o para ayudar a nuestros aliados y amigos cuando lo soliciten, como está sucediendo hoy en Siria, por invitación del gobierno legítimo de ese país”, dijo Lavrov. “Lamentablemente, no todos los países en el mundo son tan escrupulosos al tomar en cuenta los motivos jurídicos para el uso de la fuerza militar. Hemos señalado casos de interpretaciones del capítulo de las Naciones Unidas hechos con ligereza, y que buscan eliminar cualquier límite para designar algo como una amenaza a nuestra seguridad”.