Denuncian los ataques del “Estado profundo” en blog militar

30 de marzo de 2017

29 de marzo de 2017 — El blog “Sic Semper Tyrannis” del veterano sobre inteligencia militar, coronel Patrick Lang, publicó un resumen conciso y un contraataque al intento de las agencias de inteligencia por derrocar al Presidente Trump, escrito bajo el nombre “Publius Tacitus”.

“Está operando a plena capacidad una campaña de propaganda antirrusa y nos encontramos con que demócratas, la mayor parte de los medios y algunos republicanos están diseminando indirectas y mentiras flagrantes sobre Donald Trump y sus supuestos vínculos con Vladimir Putin” escribe el autor. “Pero los hechos sobre la influencia rusa sobre Trump son inexistentes.” Cita el programa “Meet the press” de principios de marzo que informó: “En entrevista exclusiva con Meet the press, el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper dijo que no existía evidencia de que hubiera habido alguna colusión entre Rusia y Trump a principios de este año”.

Devin Nunes (republicano por California) presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, claramente está sentado ahora sobre una bomba que tienen que sofocar los atacantes de Trump. De igual manera, Nunes tiene que usarla para romper el ataque, o los atacantes no van a cejar hasta que saquen a Trump.

Publius Tacitus señala que: “Nunes ya ha confirmado por escrito y en entrevistas que el gobierno de Obama llevó a cabo las siguientes actividades en contra del Presidente electo Trump y su equipo entre noviembre del 2016 y enero del 2017:

“En numerosas ocasiones, la Comunidad de Inteligencia incidentalmente recopiló información sobre ciudadanos estadounidenses involucrados en la transición de Trump.

“Detalles sobre personas estadounidenses asociadas con el gobierno entrante de Trump, detalles que aparentemente tenían poco o ningún valor sobre inteligencia extranjera, se diseminaron ampliamente por todo el gobierno, y aparentemente fueron filtrados a aliados del gobierno de Obama en los medios. Esas filtraciones son delitos graves.

“Se desenmascararon los nombres de miembros del equipo de transición de Trump y sus identidades se revelaron y circularon; de nuevo, más delitos graves.

“Ninguna de esta vigilancia estaba relacionada a Rusia o a ninguna investigación sobre las actividades rusas en el equipo de Trump”, concluye.

Publius Tacitus informa más adelante sobre las fanfarronerías en MSNBC de la Subsecretaria Asistente de la Defensa de Obama, Evelyn Farkas “quien fue grabada diciendo que el gobierno de Obama estaba espiando a Trump: ‘Yo le estaba urgiendo a mis antiguos compañeros, y, hablando francamente con la gente en el Hill [políticos demócratas], estaba más bien dirigida a decirle a la gente en el Hill, que obtuvieran la mayor información que pudieran obtener, cojan la mayor cantidad de inteligencia que puedan antes de que el Presidente Obama deje el gobierno’ ”.

El mismo coronel Lang agrega: “Farkas ha afirmado en la televisión, por su libre voluntad, que ella y un grupo de asociados con el gobierno de Obama fueron con los equipos de los congresistas que no tenían acceso a estos productos COMINT [de inteligencia] y los exhortaron para que buscaran tener acceso a ellos... Evelyn Farkas es también una alta funcionaria en el Consejo Atlántico financiado por el Departamento de Estado de EU, la OTAN, el gobierno de Latvia y Lituania. El Consejo Atlántico se cuenta entre los más vociferantes que piden una nueva Guerra Fría en contra de Rusia”.

El director de la “Iniciativa Ciber Estadista” del Consejo Atlántico, Dmitri Alperowitz, creó CrowdStrike, la organización de “seguridad cibernética” que fue la que inicialmente alegó que ellos tenían evidencias de que Rusia estaba conectada a la organización de Trump. CrowdStrike y el FBI parieron juntos el “hecho” de que las comunicaciones electrónicas del Comité Nacional Demócrata habían sido hackeadas por los rusos. Desde entonces CrowdStrike ha retractado su “inteligencia” sobre esto y otras “denuncias sobre Rusia”, como lo informó Voz de América del 28 de marzo.

Finalmente, concluye Publius Tacitus, las interceptaciones hechas a miembros del equipo de Trump, ilegalmente diseminadas a la prensa y a “the Hill” NO fueron producto de una orden legal de FISA, sino “métodos de inteligencia” del tipo que denunció Edward Snowden. Estas interceptaciones fueron, concluye, llevadas a cabo por la NSA o por la GCHQ de la inteligencia británica.