Arde el infierno

31 de marzo de 2017

31 de marzo de 2017 — Los senadores estadounidenses que obviamente son muy conscientes de que el FBI tiene pruebas documentales de todas sus transgresiones privadas, condujo ayer una audiencia ridícula y absurda de la Comisión de Inteligencia, que duró todo el día, sobre las fantasías de las “medidas activas” de Rusia en contra de Estados Unidos. El presidente de la Comisión es Richard Burr (demócrata por Virginia) y el vicepresidente es Mark Warner (demócrata por Virginia).

Soltaron como testigos en el Senado a los lunáticos que siguen diciendo que “los rojos están hasta en la sopa” y ante las cámaras de televisión nacional. Pero los senadores aterrorizados y chantajeados se mostraron más lunáticos que incluso sus testigos.

Uno de los tres testigos de la mañana, Roy “Mister desinformador” Godson, parte del establo controlado por los británicos, que fue uno de los cabecillas del equipo operativo para atrapar a LaRouche. Continuamente se tuvo que corregir a sí mismo durante su testimonio, porque decia, “los soviético, quiero decir, los rusos”. Otro fue Clint Watts, representante del FPRI (siglas en inglés del llamado Instituto de Investigaciones sobre Política Exterior de Filadelfia), un equipo viejo y perverso a la caza de ‘rojos’. El experto Watts dijo que se dio cuenta por primera vez de las “medidas activas” de Rusia cuando un artículo que él escribió fue atacado por “bots” (virus automatizados) en el 2014; ¡Bienvenido a la Internet! Dijo que sus sospechas se confirmaron cuando encontró una petición con 39,000 firmas en el portal electrónico de la Casa Blanca, en donde pedían que Alaska se le regresara a Rusia.

Los testigos de la tarde representaban a la minoría de los expertos en seguridad computacional que sostuvieron que se puede culpar de forma fiable a Rusia por las filtraciones de los correos electrónicos de Podesta y el Comité Nacional Demócrata. Entre ellos estuvo Keith Alexander, uno de los directores de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), tanto bajo “W” Bush como en el primer período de Obama.

Pero un testigo ocular en la audiencia confirmó que los senadores estaban tan enloquecidos por sus miedos que con frecuencia los testigos tuvieron que refrenarlos.¡El terror del chantajeado!

En otros acontecimientos esa tarde, Adam Schiff (demócrata por California), el miembro de mayor jerarquía en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, se reunió con el presidente de la Comisión, Devin Nunes, (republicano por California) y aceptó la propuesta de que el Director del FBI, Comey y el Director de la NSA, Rogers presenten testimonio a puerta cerrara. Eso significa que ambos van a tener que responder a preguntas sobre la circulación de informes de inteligencia que “desenmascararon” a miembros del equipo de Donald Trump y también sobre los documentos que anteriormente le mostraron a Nunes sobre estos delitos.

También van a tener que responder ante otras evidencias. En el informe de la Casa Blanca esta tarde, el vocero Sean Spicer reveló que la Casa Blanca tiene material pertinente a las investigaciones en la Cámara de Representantes y el Senado, e invitó a los presidentes y los miembros de mayor jerarquía de ambas comisiones para que vayan a la Casa Blanca a verlos.