Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche hace un llamado por una cumbre inmediata entre Trump y Putin para detener el empuje británico hacia una Tercera Guerra Mundial

11 de abril de 2017

10 de abril de 2017 — Lyndon LaRouche advirtió este domingo 9 que hay un golpe de Estado en marcha dirigido por los británicos en contra del gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, que amenaza con convertir el estúpido y peligroso ataque aéreo contra Siria del 6 de abril, en una confrontación termonuclear total con Rusia y con China.

Fueron los británicos bastardos quienes engañaron a Trump para que atacara a Siria, con sus mentiras y su inteligencia falsa, afirmó LaRouche. Tenemos que destruir al sistema británico y todos sus intereses en Estados Unidos, recalcó. Tenemos que llevar a Estados Unidos de vuelta a la trayectoria en la que Trump había comenzado a trazar para el país, de cooperación con Rusia y China en torno a los programas económicos del Sistema Americano, así como el restablecimiento del principio de la ley Glas-Steagal de Franklin D. Roosevelt de 1933.

Trump y Putin deben de inmediato sostener una reunión cumbre para abordar esta crisis, dijo LaRouche, y de este modo causarle un cortocircuito a toda la operación de los británicos. LaRouche respaldó firmemente los comentarios que hizo este fin de semana el estadista veterano alemán Willy Wimmer, ex secretario de Estado del Ministerio de Defensa de Alemania, quien advirtió que “la gente tiene miedo de una guerra global, de una Tercera Guerra Mundial”, y argumentó que “la dramática situación actual ofrece una oportunidad para que los jefes de Estado ruso y estadounidense se reúnan lo más pronto posible”.

No puede haber duda alguna de que son los británicos quienes están detrás de la impresionante media vuelta en las políticas de Trump la semana pasada. Altos funcionarios británicos se jactan abiertamente de sus logros hasta la fehca. Por ejemplo, el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, publicó un artículo editorial en la edición dominical del Times de Londres este 9 de abril, en donde haca alarde de que “los gobiernos británico y estadounidense han estado en estrecho contacto a todos los niveles antes y después de los ataques... El Secretario de la Defensa de EU, Jim Mattis, me llamó para compartir su evaluación sobre la culpabilidad del régimen [sirio]. Juntos revisamos las opciones que ellos estaban considerando”.

El 8 de abril, el secretario de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, también afirmó que él estuvo coordinando todo con su homólogo estadounidense, el secretario de Estado de EU, Tillerson, hasta el desplante circense de Johnson de cancelar su viaje programado a Moscú. “Yo hable detalladamente sobre estos planes con el secretario Tillerson”, alardeó Johnson. “El visitará Moscú como está programado, y luego de la reunión del G7 [en Lucca, Italia, del 10 al 11 de abril], le podrá entregar ese mensaje claro y coordinado a los rusos”.

El Times del domingo explica más, en un artículo que acompaña al editorial de Fallon, lo que sería ese mensaje: “Gran Bretaña y Estados Unidos acusarán esta semana directamente a Rusia de ser cómplice en los crímenes de guerra en Siria y le exigirán a Putin que se deslinde del régimen sangriento de Bashar al-Assad”. Fallon escribió además: “Por representación, Rusia es responsable por cada una de las muertes de civiles de la semana pasada”, y añade que ahora Putin se tiene que apegar al programa y aceptar el derrocamiento del gobierno de Assaad.

Las posibilidades de que Putin acepte las exigencias de los británicos son nulas. Las posibilidades de que la situación se precipite exponencialmente hacia una confrontación termonuclear, ya sea en el Medio Oriente o en torno a la península coreana, son significativamente mucho mas altos que cero, en tanto que los británicos sean los que lleven la voz cantante.

Luego de inducir a Trump a atacar a Siria, con base en puras mentiras, los británicos están ahora además orquestando una tormenta de oposición al Presidente Trump en el ala obamista del Partido Demócrata, que pide hacer un juicio político a Trump por el ataque a Siria. Las acciones de Trump esta semana también lo debilitaron políticamente entre sus propias bases de apoyo, tanto en Estados Unidos como internacionalmente, que están impactados y consternados con lo que hizo, lo cual le agrega leña al fuego creado por los británicos.

La situación actual es extremadamente peligrosa, subrayó LaRouche, y puede llevar a una guerra a corto plazo. Y la están originando totalmente los británicos, y nada más. Tenemos que acabar con ese sistema imperial británico. Los ciudadanos de Estados Unidos deben manifestase en contra del golpe de Estado de los británicos. Ninguna persona inteligente aceptará lo que quieren los británicos.; la únicas gente dentro de Estados Unidos que van a respaldar a los británicos, dijo LaRouche, es la gente falta de cerebro que son traidores a Estados Unidos.

Tenemos que caer como un martillo sobre esto, para detener el golpe de Estado con el que los británicos están tomando el gobierno de Trump y al mismo tiempo provocando una guerra general con esto. La conferencia de dos días del Instituto Schiller, este 13 y 14 de abril, sobre “La cooperación China-Estados Unidos en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y las ideas correspondientes en la filosofía china y occidental”, va a presentar el programa alternativo capaz de destruir al imperio británico de manera permanente.

Llama a la Casa Blanca al número de la línea de comentarios 202-456-1111, de lunes a viernes, o llame directamente al 202-456-1414. También puede escribir un mensaje a la Casa Blanca en el portal https://www.whitehouse.gov/contact

Y puede tuitear al Presidente en:

https://twitter.com/realDonaldTrump.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


¿Seguirán los ataques estadounidenses contra Siria?

10 de abril de 2017 — El Presidente Donald Trump le envió una carta al Congreso este sábado 8, en donde informa sobre los motivos del ataque con misiles contra territorio sirio el pasado 6 de abril, dentro del lapso de 48 horas que exige la Resolución de Facultades de Guerra. Aparte de repetir muchas de las mismas fórmulas del esquema “R2P” (el supuesto de “responsabilidad de proteger” que acompaña al pretexto para imponer “cambio de régimen”) de su discurso del jueves en la noche sobre el supuesto interés de la “seguridad nacional de Estados Unidos” para impedir “una catástrofe humanitaria”, la carta de Trump amenaza explícitamente con más acciones del mismo tipo: “Estados Unidos tomará acciones adicionales según sea necesario y apropiado, para adelantar sus intereses nacionales importantes”.

Aunque la mayor parte de los comentarios oficiales luego del ataque indicaban que ese ataque fue “solo una vez”, la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, ya ha indicado que podría haber más de esas acciones, en el discurso que dio en el Consejo de Seguridad de la ONU el 7 de abril: “Estamos preparados para hacer más, pero esperamos que no sea necesario”. Luego en el programa dominical del noticiero de la cadena de TV CBS, Face the Nation, Haley fue más explícita: “El cambio de régimen es algo que pensamos que va a suceder porque todas las partes van a ver que Assad no es el líder que tiene que haber en Siria”.

Muchos profesionales de inteligencia de Estados Unidos también han mostrado su preocupación de que es inminente una mayor actividad militar de Estados Unidos, quizás la imposición de zonas libre de vuelos, zonas de seguridad, e incluso el despliegue de efectivos de tropa en el terreno en la provincia de Idlib en Siria.

Del lado ruso se han hecho advertencias similares. La agencia de prensa TASS entrevistó al director de la revista Defensa Nacional, con sede en Moscu, Igor Korotchenko, el 8 de abril, quien dijo: “Estados Unidos ha abierto la caja de Pandora y ha demostrado una vez más que piensa en las categorías de un policía global. Este tipo de lógica puede llevar a Trump a tomar medidas mal concebidas”. TASS comentó que Korotchenko “externo el presentimiento de que habrían más ataques”, y agrega los comentarios de otro experto ruso en seguridad, Viktor Murakhovsky, director de la revista Arsenal de la patria. “Él tampoco descarta una posibilidad de más ataques con misiles. La siguiente ola de misiles probablemente apunte a las instalaciones donde, según suponen los estadounidenses, los sirios guardan las armas químicas”, informó TASS.

Murakhovsky explicó que ningún ruso estaba presente en la base siria que fue atacada con los misiles estadounidenses el 6 de abril, porque Estados Unidos le dio aviso con dos horas de anticipación. “Ahora que hemos suspendido la realización del memorando ruso-estadounidense para prevenir incidentes peligrosos en el espacio aéreo sirio, no recibiremos ninguna notificación de los americanos, y esa es un señal fuerte para ellos para que se comporten razonablemente”, dijo.