Gabbard encabeza la resistencia demócrata a los neoconservadores belicistas

11 de abril de 2017

11 de abril de 2017 — Durante el fin de semana, varios demócratas tuvieron la valentía de cuestionar la línea de que la aparente adopción de la actitud neoconservadora por parte de Trump hacia Siria de que “Assad se tiene que ir”, es supuestamente lo que el país y el mundo necesitan en este momento. La más firme en esta discusión ha sido la congresista Tulsi Gabbard (demócrata por Hawai) quien, además de poner en tela de juicio la respuesta de Trump, ha cuestionado además que haya ocurrido un ataque con gas, definiéndose como “escéptica”.

Los comentarios de Gabbard se produjeron el sábado, en entrevista con Wolf Blitzer de CNN, durante la cual Blitzer mostró una toma de Rex Tillerson donde dice tiene “un algo grado de confianza” sobre la naturaleza del ataque en Siria (con base en información que ahora se sabe fue falsificada). Al responder que ella era “escéptica”, Gabbard se explayó ante un anfitrión que no podía dar crédito: “Wolf, yo quiero recordarte lo que sucedió antes de que lanzáramos la invasión y ocupación de Irak. Entonces, Colin Powell y muchos otros dentro del gobierno se presentaron ante el Congreso y se presentaron ante la ONU para proclamar que ellos tenían la evidencia que probaba que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva. Nosotros lanzamos una guerra completamente destructiva y contraproducente con base en ese inteligencia, que ahora, años después, se ha comprobado no era cierta.

“Así que, sí, soy escéptica porque tenemos que ver el sobreprecio del costo de estas guerras, no solo para la población siria y la población del Medio Oriente sino también los costos de estas guerras aquí, en Estados Unidos”.

Por esta transgresión con sus declaraciones, Gabbard se ganó, en cuestión de horas, la ira de dos de los personajes demócratas más prominentes de la casta dominante, el ex presidente del Comité Nacional Demócrata, Howard Dean y de Neere Tanden, la sustituta de John Podesta en su Centro para el Progreso Americano. Tanden tuiteó: “Gente del Segundo Distrito Electoral de Hawai: ¿No fue suficiente que tu representante se reuniera con un dictador asesino? [Assad”. Sudando de más por lo mismo, Dean tuiteó después: “Esto es una desgracia. Gabbard no debería estar en el Congreso”.

Bernie Sanders se presentó en el programa Meet the Press de NBC del domingo, y dijo: “Lo que tenemos que hacer es ser inteligentes y encontrar una solución racional. ¿Se resolverá el problema si lanzamos 50 misiles contra Siria?”. Sanders propuso como alternativa imponer sanciones y agregó que “al final del día, en mi opinión, tenemos que aprender de nuestros errores en nuestras empresas en Iraq y Afganistán, no repetirlas”.

Se presentó también en el mismo programa el senador por Virginia (y antiguo compañero de fórmula de Hillary) Tim Kaine, y dijo: “No tenemos un sistema en donde el Presidente puede simplemente lanzar misiles en contra de quien quiera”, y alegó que Trump debe presentarse ante el Congreso. Sobre el mismo tema, el senador por Massachusetts Ed Markey dijo en State of the Union de CNN que “no votaría a favor de permitirle hacer esto. Pero al menos el pueblo estadounidense tendría el derecho a que hubiera un debate a fondo”.

En una declaración, los dirigentes de la Junta Progresista del Congreso, entre ellos los congresistas demócratas Raúl M. Grijalba (Arizona) y Keith Ellison (Minesota) también convocaron a Trump para que se presente ante el congreso, advirtiendo que “ataques no autorizados podrían arrastrar a Estados Unidos a una guerra regional y a una intensificación de esta crisis humanitaria sin precedentes”.

Los Demócratas por la Justicia, un grupo formado en enero por ex asesores descontentos de la campaña de Sanders, subieron una petición para exigir que el congreso regrese a sesiones y debata sobre el tema “antes de que Trump inicie una guerra anticonstitucional”.