Ligero avance se ve en las pláticas de Tillerson con Lavrov y Putin

13 de abril de 2017

13 de abril de 2017 — “Nos entendemos mejor mutuamente después de las pláticas de hoy”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, luego de la reunión que sostuvo el miércoles 12 con el Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, quien también se reunió con el Presidente Vladimir Putin por dos horas. Tillerson calificó esta reunión como “productiva”, y según varias reseñas de prensa, Putin planteó la posibilidad de restaurar el Memorándum de Desconflicto entre las fuerzas armadas de EU en Siria y las de Rusia; Rusia había cancelado el Memorándum luego del ataque con misiles del 6 de abril sobre la base aérea de Shayrat.

A pesar de que los medios informativos dominantes y mentirosos, a cambio de información siguen repitiendo sus fantasías de lo que ni vieron ni conocieron, insisten en que la reunión estuvo cargada de tensión, fue “fría” e inamistosa, etc., las declaraciones que dieron ambos diplomáticos, así como los informes sobre la reunión con Putin, sugieren algo muy diferente y más sustancioso, y un movimiento en la dirección correcta, aunque a pasos muy cortos. Obviamente Siria fue el principal punto de discordia; Tillerson se mantuvo en que Bashar al Assad es culpable de utilizar armas químicas en contra de su población, y sostuvo que la evidencia es “concluyente”, y que Assad no tiene ningún rol en el futuro de Siria. Lavrov, de acuerdo a Sputnik, insistió en que Washington no ha aportado “ninguna prueba” del supuesto ataque del 4 de abril en Idlib, y subrayó que debe haber una “presunción de inocencia”, hasta que se lleve a cabo una investigación completa.

Pero en los comentarios públicos, luego de señalar que “hay un nivel bajo de confianza entre nuestros dos países”, Tillerson agregó que “las dos potencias nucleares más destacadas del mundo no pueden tener este tipo de relación... Tenemos que intentar ponerle fin a esta degradación constante”. Moscú y Washington, añadió, deben dejarse de estrategias de “toma y daca” que pueden provocar tensiones. Para este fin, acordaron establecer un grupo de trabajo para abordar la solución de problemas de bajo nivel. Lavrov expresó la esperanza de que se pueda restablecer la comisión presidencial bilateral, que “Obama enterró”.

Lavrov comentó también en su conferencia de prensa conjunta que Estados Unidos y Moscú “no están en mundos aparte” en muchas cuestiones esenciales. Pero, subrayó, “tenemos que aprender las lecciones del pasado; porque si no, no podemos ser exitosos en el presente”. Hizo luego un recuento de la historia de las muchas intervenciones de la OTAN en su obsesión de derrocar a líderes “totalitarios”, como en el caso de la antigua Yugoslavia, Libia, así como el desastre que creó Obama en Sudán y en Sudán del Sur. “Ya hemos visto esto antes”, dijo, y nunca termina bien.

Según el noticiero de Fox News, los dos gobiernos coincidieron en una investigación seria en la ONU sobre el incidente del 4 de abril en Idlib, y en términos de las imputaciones de que Rusia fue “cómplice” en ese incidente, Tillerson dijo que Estados Unidos no tiene motivo para creer que Moscú ayudó o apoyó ese ataque.