Congresistas le dicen a la Casa Blanca: El Congreso es el único que puede autorizar una acción militar en Yemen o en Siria

13 de abril de 2017

13 de abril de 2017 – Cincuentaicinco miembros de la Cámara de Representantes de ambos partidos le enviaron una carta al Presidente Trump y al Procurador General, Jeff Sessions, donde exigen que el Presidente procure solicitar la autorización del Congreso antes de escalar cualquier acción militar en Yemen.

La carta se refiere a los informes de que funcionarios del gobierno han propuesta que Estados Unidos participe en un ataque a uno de los puertos principales de Yemen, el representante demócrata de California, Ted Lieu, advirtió que cualquier ataque de ese tipo “podría empujar a ese país a una situación de hambruna total”. Esta carta, dice, “es el primer paso para reafirmar nuestras facultades constitucionales para controlar las facultades presidenciales. Yo estoy comprometido a proseguir con todas las herramientas a nuestra disposición para asegurar que el Presidente Trump se ajuste a nuestra Constitución antes de hundir posiblemente a nuestro país en otro conflicto insensato... El Presidente Trump no tiene la autoridad para enviar fuerzas militares de Estados Unidos a combatir a los Houthis en Yemen, punto”.

Un sentimiento similar se expresó en el Senado antier, cuando el senador republicano de Utah, Mike Lee y el senador republicano de Kentucky, Rand Paul, introdujeron la Ley Operaciones Humanitarias Militares, la cual exigiría la aprobación del Congreso antes de de que se realice cualquier operación militar para cumplir con un propósito humanitario (que son los pretextos con los que han desatado las últimas guerras). Lee señaló que el Presidente Trump y otros funcionarios del gobierno podrían contemplar otros ataques contra Siria en represalia por lo que consideren ataques a civiles o para cualquier otro propósito humanitario más amplio.

“Aunque esas operaciones e intervenciones sean bien intencionadas”, dijo el senador Lee, “la historia reciente nos ha mostrado que a menudo son arriesgadas y pueden resultar en consecuencias no deseadas que son perjudiciales a nuestra seguridad nacional... Solo se deben emprender luego de una seria consideración y aprobación de los representantes electos del pueblo estadounidense, asegurando que exista la responsabilidad pública en las decisiones de hacer la guerra”, informó el diario The Salt Lake Tribune.